Análisis semanal: 30 de septiembre

0
216

Las marchas, protestas, plantones y demás acciones de activistas que buscan llamar la atención hacia sus demandas, son parte de la vida cotidiana de nuestro país, pero en tiempos recientes la presencia de personas que vandalizan todo a su paso ha marcado este tipo de recursos de grupos que buscan una solución a temas que van desde los feminicidios hasta alguna fecha marcada en el calendario cívico.

Anteriormente, se decía que los grupos que hacían presencia para vandalizar representaban al anarquismo, aunque otras versiones apuntaban a un manejo desde el gobierno para deslegitimar la marcha o protesta, sin dejar de mencionar la idea de que eran parte de grupos radicales que gracias a estos espacios podían expresarse.

Pero con la llegada del lopezobradorismo, esto adquiere una nueva dimensión, y no sólo por el calificativo que les endilgó el propio presidente, en el sentido de que eran en realidad –y en el manejo propagandístico que hace– «conservadores», sino que sus apariciones son cada vez más frecuentes y con mayor nivel de violencia.

Si es el propio gobierno quien está detrás de la violencia en las marchas, se está autosaboteando, pero si es por la tolerancia mostrada lo que se puede entender es que el movimiento que ahora llegó al poder está dando rienda suelta a aliados radicales, como una especie de pago por el apoyo pasado.

Como señalamos en una entrega anterior, la ultraizquierda ha logrado ganar múltiples espacios luego de la victoria electoral de Morena en 2018, imponiendo una agenda que buscan llevar a la realidad.

Pero como todas las imposiciones, la oposición buscará responder a estas acciones, lo cual en el actual ambiente de polarización sólo representa malas noticias acerca de que la lucha por la agenda que debería privar para el país.

Un detalle adicional, parece que en dicha agenda importan más las tradicionales banderas de los bandos en pugna, y no objetivos que busquen el crecimiento económico del país y temas como educación, salud o pobreza.

La imagen de la semana

Un accidente en la Feria de Chapultepec, representó un nuevo desafío para el gobierno de Claudia Sheinbaum.

 

El meme de la semana

Las redes, el espacio de la 4T

Cualquier ciudadano que no concuerda con la administración López Obrador sabe que es difícil expresar sus opiniones negativas en el espacio de redes sociales por la cantidad de defensores que el tabasqueño tiene en este espacio.

Sin diferenciar si el crítico tiene la razón o no, los defensores de la 4T buscarán la manera de acallar a quienes expresen algo contrario a la imagen que se quiere promover del mandatario. El problema es que ya están sobrepasando los límites, pues al querer acallar a quienes no están de acuerdo con el presidente, lo que están haciendo es darle más difusión a este tipo de opiniones contrarias al movimiento.

También están logrando –al igual que esos manifestantes que vandalizan en las marchas–, que el rechazo en contra del gobierno de López Obrador vaya en aumento, una cuestión que parece que no ha sido tomada en cuenta por los defensores a ultranza del movimiento.

@CronicadePoder

Compartir