A 5 años, sigue el drama de los Padres de los normalistas

0
301
  • El pleno de la Cámara de Diputados otorgó 10 minutos a los familiares para conocer su postura a cinco años de la tragedia
  • Destacaron el respaldo presidencial, pero indicaron que se requiere mayor dinamismo en la investigación y entablar procesos penales contra los ex funcionarios que obstaculizaron la investigación

Este jueves se cumplieron cinco años de la desaparición de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa, Raúl Isidro Burgos, quienes fueron desaparecidos por un comando armado en la ciudad de Iguala, Guerrero.

Por ello, los padres de las víctimas acudieron a la Ciudad de México para reunirse con las autoridades y mantener su demanda de justicia por el esclarecimiento de los hechos y conocer el verdadero paradero de los cadáveres de sus hijos.

En Cámara de Diputados y en nombre de las familias de los normalistas, las madres de Jorge Antonio Tizapa Legideño y César Manuel González definieron que este gobierno pretende esclarecer las graves violaciones cometidas en Iguala y desmantelar las estructuras y redes criminales, que siguen intactas en Guerrero.

Destacaron el respaldo presidencial para buscar a sus hijos, pero indicaron que se requiere mayor dinamismo en la investigación, a cargo de la Fiscalía General de la República (FGR) así como entablar procesos penales contra los ex funcionarios que obstaculizaron la investigación y más apertura por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional para investigar qué papel jugó el 27 Batallón de Infantería en los hechos.

“Cinco años hemos vivido una pesadilla que no termina. Cinco años de incertidumbre. Cinco años donde cada amanecer despertamos con la esperanza de encontrar a nuestros hijos, pero llega la noche y sólo vemos oscuridad”, expresó Hilda Legideño Vargas, madre de Jorge Antonio Tizapa.

El pleno de la Cámara de Diputados otorgó 10 minutos a los familiares para conocer su postura a cinco años de la tragedia. Ellos eligieron que la lectura de su mensaje lo hicieran de manera alternada Hilda Legideño e Hilda Hernández Rivera, acompañados por el resto de los padres, quienes portaron las fotografías de sus hijos.

En su comparecencia, ambas mujeres reprocharon cómo hace tres años la actuación de las autoridades. Hilda Hernández señaló que aun cuando las autoridades tenían información en tiempo real de lo que ocurría la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014, la desaparecida Procuraduría General de la República empezó la investigación ocho días después.

El resultado de las irregularidades, condenó, “es la impunidad y la liberación de los presuntos responsables”.

“Las fuerzas de seguridad del gobierno anterior desaparecieron a nuestros hijos y se negaron a investigar; cuando lo hicieron, obstaculizaron el camino a la verdad y, finalmente, nos cerraron las puertas de todas las instituciones, las cuales nos reprimieron cuando protestamos de manera legítima, exigiendo verdad y justicia”, dijo.

Lamentó que el gobierno de Enrique Peña Nieto dio a los padres trato de disidentes políticos, no de víctimas de desaparición forzada. “Además del dolor, tuvimos que sufrir el trato despótico de los órganos de justicia y de las instituciones, incluido este Poder Legislativo, que en aquellos años nos cerró las puertas”, abundó.

Hilda Legideño, por su parte, relató que después de cada 26 de septiembre, al regresar a sus casas, sus otros hijos reclaman la por no poder encontrar a sus hermanos desaparecidos. “Al abrir la puerta preguntan: ‘¿ya encontraste a mi hermano?’ No tenemos respuesta. No podemos mirar a los ojos a nuestros hijos y demás familiares. No tenemos nada…” Por ello invitó a los diputados a aprovechar la oportunidad histórica que tienen para dar con su paradero, encontrar la verdad y hacer justicia a los padres.

En nombre de los diputados, la presidenta de la mesa directiva, Laura Rojas (PAN), fue para reclamar que la exigencia de verdad debe tener eco en el estado de derecho, continuar la investigación, castigo a los responsables y cerrar cualquier espacio a la impunidad.