La 4T decreta la muerte del periodismo

0
258

Aún no es materia de debate el hecho sin precedentes de que el gobierno tabasqueño de la llamada ‘Cuarta transformación’ haya desaparecido por decreto su oficina de Comunicación Social. A la usanza de la Presidencia de la república, en la tierra del mero ‘machuchón’ Andrés Manuel López Obrador también se busca asfixiar al gremio, usando a condotieros en la ‘súpercarretera de la información‘.

El desprecio a los medios lo empezó en Tabasco la izquierda en 2012 con el triunfo del perredista Arturo Núñez Jiménez, el primer mandatario tabasqueño de la cuadra de López Obrador.

Núñez, empero, tuvo la visión y el cuidado de llevar buenas relaciones con la prensa de la Ciudad de México, a expensas del estrangulamiento de los medios criollos, y por eso en la metrópoli no cuentan sus trapacerías.

La política de comunicación social del régimen está soportada en las redes sociales. Al periodista que critica al poder de inmediato lo apedrean en Twitter y Facebook.

El problema también es de las fuentes informativas: desde que inició esta administración, los funcionarios no reciben periodistas… o los reciben en privado y con la condición de que no digan nada para que no se enoje el jefe.

La idea es decapitar con calumnias al gremio. Al colega René Alberto López lo tundieron por escribir una columna intitulada «Para esto sirve la prensa«, en la que hizo un recuento de las veces que investigaciones reporteriles han estallado escándalos.

La idea de desmerecer a comunicadores incómodos al sistema es hacerlos quedar ante la opinión pública como bribones para restarle credibilidad a su pluma.

En un tema que causaría risa si no fuera de la mayor seriedad, personeros de baja estofa del régimen le llaman «chayoteros» a periodistas de la estatura de Carlos Loret de Mola y Joaquín López Dóriga.

Curiosamente los que hicieron la política de comunicación del actual régimen también fueron parte del equipo de prensa de Arturo Núñez desde 2000 que el ahora repudiado político era priísta.

Y los actuales voceros oficiosos del gobierno en la era priísta le ponían apodos en sus columnas al gobernador del estado, y al presidente de asesino y loco no lo bajaban.

Ahí están los textos: el periodismo es historia gráfica.

PARA SU MAYOR INFORMACIÓN…

LA SUCESIÓN EN el PRI estatal se encuentra detenida por la reaparición abrupta de grupos que quieren quedarse con sus restos. Todo apunta a que el CEN de Alejandro Moreno Cárdenas tendrá que enviar a un delegado con funciones de presidente estatal que más o menos sepa enderezar el barco tabasqueño. En México insisten en que algunos exgobernadores pretenden que Dagoberto Lara Sedas y Katia Herrera sean la fórmula que sustituya a Pedro Gutiérrez… CONFIADO EN SU «amistad» con AMLO, el ex alcalde de Macuspana, José Eduardo Rovirosa Ramírez, se pasea quitado de la pena por los cafés que visita la clase política. «No hay nada de eso», dice cuando le preguntan sobre las versiones de que ya está lista la orden de aprehensión en su contra… EN EL GOBIERNO estatal están buscando la manera de procesar penalmente a la diputada Dolores Gutiérrez Zurita, quien fuera vocera (y lo sigue siendo) de Núñez Jiménez. La experiodista tiene a cargo la defensa mediática del matrimonio que gobernó el sexenio pasado y ahora vive en España. Quien pide que la encarcelen es el neomorenista José Antonio de la Vega Asmitia… ¿SERÁ VERDAD QUE la 4T le ha echado encima el SAT a sus críticos vernáculos?