La primera victoria de Errejón sobre Iglesias

0
384

Hace cinco meses, después de haberlo sacado de la portavocía parlamentaria de Podemos y de responsable electoral del partido morado, donde era casi todo, especialmente en lo que era la estrategia electoral, Pablo Iglesias, secretario general de Podemos, movía ficha para que no quedase ni rastro del errejonismo en la ejecutiva del partido morado, a pesar de ser uno de los fundadores del partido y uno de los responsables de sus primeros triunfos con el aval de las bases, Pablo Iglesias expulsaba incluso al propio Íñigo Errejón de la dirección del partido, que pasaba de 15 a 18 miembros, tras obtener el apoyo para acometer una reforma amplia después del batacazo de las municipales, autonómicas y europeas del 26-M.

Además de la desaparición definitiva del líder de la escisión Más Madrid en la ejecutiva, Iglesias certifica la salida de la errejonista Auxiliadora Honorato, además de Pablo Bustinduy, que abandonó el partido ante un clima de guerra civil irrespirable. Errejón era, antes del drama que se ha desarrollado a su alrededor en los últimos meses, secretario de análisis estratégico, cambio político de Podemos y portavoz en el congreso de los Diputados. Fue substituido por Irene Montero, compañera sentimental de Iglesias y número 2 del partido.

Muy grave ha sido la crisis dentro del partido morado cuando todo ha empezado a resquebrajarse y hasta las negociaciones para un posible Gobierno de Cooperación han fracasado, dando de esta modo, una oportunidad a quien hoy se erige como el futuro de la izquierda: Íñigo Errejón que se presentará al frente de un partido, inspirado por Más Madrid, según ha confirmado en la Asamblea celebrada este miércoles en Madrid.

Sin nombre todavía, con dudas aún sobre las Provincias en que se van a presentar (quieren solo en las provincias que superen los siete diputados por circunscripción), pero solamente con el nombre de Errejón como señuelo han empezado a crujir las bases de Podemos.

De pronto, Iglesias se ha visto privado del apoyo de Compromís (el ochenta por ciento de la militancia ha optado por Errejón en vez de iglesias); la Xunta Aragonesista ha optado por el nuevo partido, poniendo en duda el escaño de Pablo Echenique y entre muchos partidarios de Más Mallorca, se quiere replantear el plan de pactos para las elecciones del próximo 10 de Noviembre.

Es verdad que Errejón está sobrevalorado, que puede estrellarse y que la operación política que intenta es arriesgada. Lo que es evidente es que quien ha sido el gran perdedor de esta batalla es Pablo Iglesias, hoy en sus horas más bajas.