Lo que Pablo Iglesias nunca perdonará a Sánchez

0
319

Si de algo han servido las interminables negociaciones para encontrar una salida al segundo bloqueo político del país, tras las elecciones del pasado 28 de Abril, han sido para que quede claro que, por ahora, por los menos en el campo de la Izquierda, es muy difícil, por no decir imposible, un Gobierno de Coalición, entre el partido socialista y los populistas de Unidas, el supuesto socio preferente del PSOE, según ha venido insistiendo Pedro Sánchez.

El entendimiento entre un partido leninista, y otro socialdemócrata no sólo parece imposible, como imposible es el entendimiento entre sus líderes, Pablo Iglesias, en plena decadencia política y contestado entre las bases del partido y Pedro Sánchez convencido de que con él ha empezado un nuevo capítulo en la historia del PSOE, que por el momento tiene que recorrer solo, marginando a quienes han pretendido “Sorpassar” al PSOE, e impedir en dos ocasiones la investidura de Pedro Sánchez como presidente.

Si difícil era ese Gobierno de Coalición en el que Sánchez nunca creyó hace dos o tres meses ahora es más difícil que nunca. Esa empatía entre Sánchez e Iglesias ha desaparecido para dar paso, especialmente por parte del líder de Podemos Pablo Iglesias, que no le perdonará sus humillaciones, sus gestos impropios de un socio preferente y su trato de quien ha sido un antiguo aliado político.

Han tenido que pasar muchas semanas para que Iglesias, rotas todas las negociaciones, acabe de reconocer que Pedro Sánchez le ha engañado. “Pedro Sánchez me mintió sobre el Gobierno de Coalición”. No es que lo haya engañado, es que cometió el error de hacer una promesa, en la que nunca creyó, y a la que pronto puso fecha de caducidad, temiendo que fuera aceptada, y mientras Iglesias subía el precio del acuerdo imposible .

Ahora, después del gran desengaño, lo único que queda es un gran rencor, y la sensación de que Iglesias no perdonará. No perdonará, sobre todo, esa confesión presidencial, de que no dormiría tranquilo si hubiera encargado algún Ministerio del Gobierno de España, a alguien de Podemos. Creo que nunca en la pelea con Podemos se llegó tan lejos.