¿Por qué Regino desafía a Mancera?

0
345

Capital Político

Dicen que está resentido porque su amigo no lo invitó al gabinete.

Compañeros de despacho hace más de diez años, donde ambos encabezaban un exitoso bufete jurídico ubicado en la colonia Las à guilas, Gabriel Regino y Miguel à ngel Mancera se vuelven a encontrar, pero ahora como rivales.

Ambos entraron juntos a la política, caminaron de la mano y al final sus caminos tomaron rutas diferentes, al grado de que hoy litigan en bandos diferentes, pero ¿por qué el ex socio desafía ahora al jefe de Gobierno? Dicen que está resentido porque su amigo no lo invitó al gabinete, con todo y que Regino se considera su padre político.

Quienes conocen del asunto afirman que el oaxaqueño fue quien dio el primer paso hacia la política, pues conocía a Andrés Manuel López Obrador, aunque el destino lo llevaría al final a estar más cerca de Marcelo Ebrard en la Policía en el DF. Como primer director de Asuntos Internos en la SSP capitalina, Regino llevó como director de área a Mancera; al ser ascendido a subsecretario de Participación Ciudadana y Policías Complementarias hizo a su ex socio director general.

La carrera del oaxaqueño siguió en ascenso, hasta que Ebrard lo nombró subsecretario de Operaciones de la SSP-DF —número dos de la Policía— y Mancera llegó a la Dirección Ejecutiva; eran una mancuerna muy efectiva hasta que la fatalidad política los separó.

En 2006, a punto de tomar posesión como jefe de la Policía del DF en el nuevo gobierno de Marcelo, una filtración a un periódico lo vinculó presuntamente con una red de narcomenudistas en la ciudad y su nombramiento se cayó; fue congelado seis años.

Mancera —por su parte— llegó a la subprocuraduría capitalina por su buen trabajo como abogado en los casos de El Encino, que motivó el desafuero de López Obrador, y el de los tres policías linchados en Tláhuac, que ocasionó el cese de Ebrard como jefe de la Policía.

El entonces subprocurador resolvió ambos casos y, posteriormente, al caer Rodolfo Félix Cárdenas de la PGJDF por el caso New’s Divine, fue nombrado como procurador capitalino y el resto es historia. Aunque en apariencia conservan buena relación, el hecho de que Regino tomara la defensa de los detenidos contra el GDF por los incidentes del 1 de diciembre, cuando la ciudad fue atacada por vándalos, ha despertado muchos comentarios.

Además de la reparación del daño, el oaxaqueño exige una disculpa pública de las autoridades capitalinas a sus defendidos, lo que políticamente sería un gran triunfo para él; lo de menos es la indemnización, sino ganar la partida y para ello jugará —como él dice— con la «mula de seises en la mano».

En el despacho de Regino, integrado por unos 16 abogados entre ex magistrados, ex jueces de distrito y ex subprocuradores, ven esto como la primera gran prueba de fuego para el equipo jurídico del GDF, que con José Ramón Amieba se ve muy pequeñito. Tendría que litigar el propio jefe de Gobierno en persona para que la pelea fuera pareja, pues él ha demostrado que como abogado no hay quien le gane, pero no es su chamba.

CENTAVITOS Una vez terminada la pasarela de delegados en la ALDF en demanda de recursos, queda claro que todos recibirán las sobras de lo que les deje Iztapalapa, pues ya se vio que quien trae todas las canicas en la bolsa es Jesús Valencia. Cuestión de ver que el viernes, fecha en que le tocó comparecer, todo mundo dejó lo que estaba haciendo por ir a tomarse con él y sumarse a la petición de que le aumentaran 350 milloncitos extras. Y como entre quienes apoyan esa moción estuvieron bejaranistas, marcelistas, chuchos, senadores como Mario Delgado y Alejandra Barrales; panistas como Olivia Garza; naranjas como Cuauhtémoc Velasco, del Movimiento Ciudadano; la vicepresidenta de la Cámara de Diputados, Aleida Alavez, y el mismísmo presidente de la Comisión de Gobierno de la ALDF, Manuel Granados, pues a ver quién le dice que no a Valencia. La convocatoria del iztapalapense contrastó con todos los demás, que no pasaron sus clásicos acarreos de borregos y ya; ya se ve donde están las simpatías de los jefes.

a.rueda@contactodf.com

Compartir