Se inicia la recta final hacia la convocatoria electoral del 23 de Septiembre

0
92

Pablo Iglesias secretario general de Podemos, ha tendido por última vez la mano a Pedro Sánchez este Miércoles, desde la tribuna del Congreso de los Diputados durante el debate sobre las cumbres europeas y la situación del Brexit, a punto de llevarse a cabo por las bravas por un nuevo primer ministro conservador, dispuesto a sumir al Reino Unido en su peor crisis desde el final de la Segunda Guerra Mundial.

Iglesias intentó de este modo, dar un paso hacia una reconciliación después de que el equipo negociador del PSOE rompiera este martes con el de Unidas Podemos todo tipo contactos. Si el grupo confederal no renuncia a la petición de negociar un gobierno de coalición, no se volverán a sentar en una reunión. Con este puente roto, casi la única opción para evitar elecciones es que Iglesias y Sánchez negocien directamente, cosa que ha descartado hoy Sánchez, al insistir el presidente en funciones que ya hay una mesa negociadora de la que forman parte la vicepresidenta Carmen Calvo, la ministra de Hacienda Montero y la portavoz socialista Andrea Lastra.

Iglesias también recriminó a Sánchez que volviera a apelar al PP y a Ciudadanos para que faciliten su investidura. Ambos líderes realizaron un discurso muy crítico con el Presidente en funciones y evidenciaron una vez más, sobre todo Albert Rivera, la gran distancia ideológica que les separa. “En vez de tender la mano una vez más al PP y Ciudadanos, usted debería mirar hacia su izquierda, a nuestra familia política europea, a los verdes. No va a poder hacer políticas sociales y de transición ecológica, las derechas no pueden ser sus aliados”, dijo el líder de Podemos.

Con el Pleno de este Miércoles se ha abierto y cerrado el telón de una representación política que no ha servido de nada. Todavía Iglesias no se ha enterado de que su principal adversario político Pedro Sánchez nunca quiso un Gobierno de coalición y que su aceptación de la fórmula solo era una maniobra para ganar tiempo. Si Podemos pensó en algún momento se consolaría en un gobierno, dentro del Gobierno de España, fue su gran error y la gran excusa de Sánchez para mantener su No hasta el final, era la coherencia de alguien que durante la jugada había aceptado darle a Iglesias una Vicepresidencia y tres Ministerios.

Hoy ya ha comenzado lo que en baloncesto se conoce “minutos basura”.

La fecha no sólo está marcada por el 23 de Septiembre, fecha en la que si no hay una investidura, se convocarían automáticamente nuevas elecciones. Es muy posible, tal como adelantó hace un mes este cronista que, incluso Sánchez se niegue a ir a nueva investidura con voto gratis de Podemos, sería la ultima sorpresa. Y Todo esto en el inicio de una nueva onda de reivindicación nacionalista que tiene su fecha de inicio esta misma tarde con la concentración. de varios cientos de manifestantes que reclaman libertad, y derecho de Autodeterminación.