Sosamontes suda frío

0
72

A diferencia de hace 15 años, cuando renunció al PRD anticipándose a su probable expulsión por los videos donde aparece con un millón de dólares en una maleta del empresario Carlos Ahumada, ahora sí Ramón Sosamontes suda frío.

En aquella ocasión fue filmado en la oficina del empresario argentino y en la mesa redonda, ubicada al centro, se apreciaba no una maleta, sino un velís negro abierto, donde se veían fajos de dólares, que según la plática entre ellos contenía un millón.

En esa ocasión se escuchó a Sosamontes decir a Ahumada que se presentaba a devolverla, pero quienes conocen a fondo el tema dicen que había una razón de fondo: el perredista sabía que el empresario grababa a los políticos que financiaba.

En una comida que se prolongó a cena en un restaurante de la Del Valle, y ya con algunas copas de más, el argentino confesó al entonces delegado en Iztapalapa que estaba grabando a los políticos y deportistas que financiaba, por si algún día lo querían desconocer.

Sosamontes le pidió que no lo hiciera, pero sus sugerencias no fueron atendidas y la filmoteca del empresario comenzó a abultarse, con imágenes donde aparecen casi la totalidad de alcaldes perredistas de la periferia y hasta un técnico argentino de futbol.

Aunque el funcionario que ayudó a fundar el PRD negó cualquier relación de negocios con Ahumada, mudo testigo de ese contubernio fue el departamento que recibió el político,  muy cerca del Estadio Azul.

Incluso el ingeniero que lo remodeló en su momento dio detalles en los que quienes serían los nuevos inquilinos, le pidieron construir una pequeña tina en la terraza, no para ver los juegos del Cruz Azul, que desde ahí se miraban bien, sino el cielo estrellado.

Ni con todo eso Sosamontes fue expulsado del PRD en aquel juicio sumario realizado el 5 de marzo de 2004 en Morelia, y encabezado por Leonel Godoy, donde fueron crucificados Rosario Robles y Carlos Ímaz.

Ramón juraba que también lo echarían del partido ante las pruebas de los negocios que hizo con Ahumada, y por eso renunció; luego se enteró de que el partido sólo lo amonestaría, pero él ya se había ido.

Bueno, pues ni con tantas pruebas el experredista tuvo miedo de ir a la cárcel; ni siquiera fue molestado. Se mudó para Guerrero, donde políticos de ese estado lo cobijaron y hasta concesionario de radio se volvió.

Pero ahora que su casi hermana Rosario está presa en Santa Martha, acusada de lavar millones de pesos a través de la llamada Estafa Maestra, Sosamontes no duerme.

CENTAVITOS

El que de plano no ha encontrado ninguna pomada que le calme el ardor es Martí Batres, quien fue barrido por Ricardo Monreal en su disputa para quedarse con la Mesa Directiva del Senado. No pasaron ni 24 horas de que Batres pidiera que la Jucopo, que encabeza Monreal, fuera rotativa, cuando se publicó la nómina de 66 personas que tenía en esa área. Según la nota de Excélsior, los recomendados de Martí costaban al pueblo más de cuatro millones de pesos al mes. Ya se vio por qué tanto dolor de que lo hayan quitado; cada vez se hunde más el pobre.