Análisis semanal: 26 de agosto

0
161

Estamos en un país en el que sus habitantes están felices. Ya lo ha dicho el presidente y una encuesta del Inegi lo confirma, algo que genera sorpresa entre algunos debido a los índices de inseguridad, los temores por la situación económica, los despidos producto de la austeridad y el clima de polarización que vivimos.

Pero se trata de otro movimiento que el presidente hizo para apuntalar la percepción de que su gobierno hace correctamente las cosas, pues la encuesta muestra un sólo dato del índice de felicidad –por llamarlo de alguna manera–, el cual muestra porcentajes similares a los de administraciones anteriores.

Pero para efectos prácticos, y en contraste con otros indicadores como el de percepción de inseguridad, lo importante es la declaración presidencial que echó a andar a todo el aparato propagandístico del movimiento para apuntalar la idea de que no sólo se va requetebien, sino que los mexicanos somos felices.

Así, estamos ante un ejemplo más de la manera en que se manejan las acciones de gobierno, en las cuales lo simbólico es más importante que la eficiencia y los resultados, total, lo que vale es la palabra que diariamente se propaga desde Palacio Nacional, aunque la realidad tenga otros datos.

la imagen de la semana

El meme de la semana

La salida de Loret de Mola

Que un periodista deje su espacio en algún medio de comunicación ya no es noticia, pero en ocasiones vuelve a ser tema de interés cuando se conjugan ciertos factores, como es el caso de la salida de Carlos Loret de Mola de Televisa.

Los detractores de la 4T aprovecharon este episodio para acusar censura y un supuesto ataque a la libertad de expresión, en tanto que los defensores del movimiento dirán que se habían tardado en sacar a un comunicador que manipulaba la información, mentía y sólo se dedicaba a atacar al líder del movimiento.

El hecho de que no estén del todo claros los motivos de este movimiento, abren la puerta  la especulación, que en tiempos de polarización se vuelven más virulentos por los bandos en pugna, mismos que aprovechan cualquier motivo para atacar a sus adversarios.

Pero se trata de algo a lo que ya debemos estar acostumbrados, pues no será la primera ni la última ocasión en que suceda algo parecido.

@CronicadePoder