Usurpa diputado plaza en la UNAM

0
76

Ni el reciente título de doctor Honoris Causa, que recibió al lado de la conductora de talk shows Laura Bozo, le alcanzó al diputado moreno Eduardo Santillán Pérez para mantenerse como profesor de posgrado en la Facultad de Derecho de la UNAM.

Luego de una revisión del listado de profesores asignados a las aulas de especialización en derecho constitucional, apareció el nombre del exdelegado en Álvaro Obregón y actual diputado local de Morena, junto a destacados juristas.

El problema fue que, al buscar en los archivos académicos y de la Secretaría de Educación Pública, únicamente se localizó la cédula profesional del legislador, que lo acredita como licenciado en derecho, pero no se conoce ninguna maestría u otro título… que no sea patito.

El artículo 50 del Programa de Posgrado de la UNAM establece como requisito para ser profesor en esa área que el catedrático cuente con, al menos, un grado de maestro, requisito que Santillán Pérez no cumple.

A pesar de ello, se había mantenido en la plantilla de profesores, al lado de personajes como el exgobernador queretano Enrique Burgos, por ejemplo, quien tiene un doctorado, al igual que otros más que están en la lista de profesores.

Al quedar al descubierto la irregularidad, que incluso quienes saben de estos temas consideran que puede constituir un delito, el tema quemó las redes sociales y se hizo viral, incomodando no sólo al diputado sino a la propia universidad.

Y no es que la UNAM le permitiera seguir usurpando la plaza, sino que se supiera que durante un rato el diputado de Morena les estuvo viendo la cara.

Dicen que el legislador todavía insistió en que lo dejaran seguir impartiendo cátedra, aunque fuera en la licenciatura, y que la decisión está en manos del director de la Facultad de Derecho, Raúl Contreras Bustamante.

La comunidad universitaria estará atenta a ver si el director se deja charolear por el diputado de la 4T o, de plano, le aplica el código de ética azul y oro para que no vuelva a querer sorprender a la familia puma.

Si Santillán Pérez creyó que alguna vez el doctorado Honoris Causa que comparte con Bozo le serviría de algo, pues es el momento de sacarlo, sin importar que por ahí le puedan gritar el clásico: ¡que pase el desgraciado!

CENTAVITOS

En lugar de confeti fue brillantina rosa con la que bañaron al secretario de Seguridad Ciudadana, Jesús Orta, para exigirle justicia en el caso de cuatro policías que, supuestamente, violaron a una adolescente en Azcapotzalco. La situación es tensa, pues una cosa es que los maleantes tengan asolada la capital y otra muy distinta es que los policías —que, se supone, cuidan a los ciudadanos— sean señalados como los agresores. La liga se sigue estirando y muchos apuestan a que no tarda en reventar… Por cierto, a ver si el gobierno se atreve a castigar a quienes vandalizaron tanto la sede de la Policía como la Procuraduría de Justicia.