Investigación contra Rosario Robles avanza; congelan cuentas bancarias

0
333
  • Las cuentas fueron bloqueadas por sospechas de desvío de recursos durante sus encargos en Sedesol y Sedatu.
  • Los delitos por los que se le acusa no merecen prisión preventiva, por lo que podría llevar su proceso en libertad.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) aseguró las cuentas de la extitular de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Rosario Robles, y su exoficial mayor, Emilio Zebadúa, ambos vinculados al caso conocido como la “Estafa Maestra”.

Las cuentas bancarias de ambos exfuncionarios fueron bloqueadas por sospechas de desvío de recursos durante sus encargos en Sedesol y en la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), donde también ocuparon los puestos de titular y oficial mayor, respectivamente.

Cabe destacar que días antes, un juez de Control citó a Rosario Robles a audiencia para que la Fiscalía General de la República (FGR) formule imputación en su contra por ejercicio indebido del servicio público y busque vincularla a proceso.

Los delitos por los que se le acusa no merecen prisión preventiva, por lo que podría llevar su proceso en libertad, y un juez de Amparo le concedió una suspensión provisional contra cualquier orden de aprehensión o de comparecencia.

El martes 6 de agosto, el juzgador realizará la audiencia incidental en la que definirá si concede o no la suspensión definitiva.

En el caso de la “Estafa Maestra”, la FGR señaló como víctima indirecta a la Auditoría Superior de la Federación (ASF), por lo que también solicitó que un representante de dicho organismo comparezca en la audiencia el 8 de agosto, misma que se realizará en el Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Sur.

La Secretaría de la Función Pública (SFP) también señaló a Emilio Zebadúa, principal colaborador de Robles, por enriquecimiento ilícito debido a que detectó irregularidades en su información patrimonial y bancaria.

Entre 2013 y 2014 la Sedesol, entregó 2 mil 224 millones de pesos a universidades recursos que fueron a parar a empresas fantasmas.