Europa pendiente del Brexit, preocupada por la inestabilidad en España

0
129

El Presidente del Gobierno en funciones Pedro Sánchez ha empezado a ser criticado por la prensa europea, especialmente la alemana, por el fracaso de la investidura de la semana pasada, (la segunda, puntualizan, desde 2016, vetada por el mismo partido populista y el mismo polémico dirigente) al no llegar a un acuerdo con Podemos para formar un Gobierno de Coalición. Un fracaso que los medios atribuyen a los “Egos” tanto de Sánchez como de Pablo Iglesias.

Ahora Sánchez -señala el semanario Der Spiegel,– tiene que aguantar la acusación de no haber hecho lo suficiente para llegar a un acuerdo y de, haber causado inquietud no sólo en su país, sino en toda Europa. La UE sufre el drama del Brexit y las cabriolas del gobierno populista de Italia. Lo último que necesita Europa son unas cuartas elecciones en España desde 2015. Sobre todo, porque las encuestas indican que no se puede esperar una mayoría clara en noviembre.

No será fácil porque, según el semanario de referencia política en Alemania, no solamente tiene que poner de su lado a Unidas Podemos, sino también, contar con el apoyo de algunos nacionalistas vascos y catalanes. Después de las vacaciones de verano, se espera una sentencia en el juicio contra altos cargos políticos catalanes con motivo del referéndum sobre la independencia de 2017. En caso de ser condenados a penas de prisión elevadas, esto movilizará a los partidos independentistas en contra de Sánchez y el acuerdo con los partidos independentistas será imposible, por ejemplo, para aprobar unos Presupuestos que se vienen prorrogando desde 2015.

Süddeutsche Zeitung, es el mas duro de todos los medios al afirmar que todo ha fracasado por los egos de los dos dirigentes políticos que debían haber llegado a un Gobierno de Coalición, la cuarta economía más grande de la eurozona necesita un concepto, una visión, para salir definitivamente de la crisis económica. Daba la impresión de que el PSOE y Podemos tenían esta visión. Una España más social, pero comprometida con Europa, que podía haber sido un contramodelo a la uniformidad liberal de mercado, y, ante todo, al populismo de derecha en expansión. Incluso Sánchez admitió que hay una cercanía programática entre los dos partidos. Permitir que fracase por vanidad e insistencia en los principios es más que negligente. Es irresponsable, dándose el caso que los partidos que. están abonados al papel de alborotadores, es decir, los partidos regionales vascos y catalanes, prácticamente suplicaron a Sánchez y al líder de Podemos, Pablo Iglesias. que domaran sus egos y no arruinaran esta oportunidad única. En vano…

En fin para dale mas colorido a la situación del país del Sur de la UE el Allgemeine Sonntagszeitung sostiene que política española parece una plaza de toros en la que sólo uno gana y es aclamado por la multitud; el otro es arrastrado hasta la muerte. El duelo parlamentario entre Sánchez e Iglesias ha puesto de relieve la cultura política de la democracia, que en 2018 cumplía cuarenta años. Durante la Transición, tanto la izquierda como la derecha demostraron su capacidad de compromiso. A finales de la década de 1970, todos estaban unidos por el deseo de evitar una nueva guerra civil.

Pero la guerra fratricida española sigue arrojando una larga sombra. Durante la campaña electoral y en el Parlamento, uno podía tener la impresión de que aún no había terminado: el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, comparó al PSOE y a Podemos con una “banda de criminales” que no se pone de acuerdo sobre el reparto del botín. Y en la campaña electoral la derecha acusó a Sánchez de “alta traición” y lo llamó ” mentiroso notorio”. Y los separatistas catalanes hacen como si en España siguiera gobernando el dictador Francisco Franco.

Al mismo tiempo, -versión del FAZ, Frankfurter Allegemaine Zeitung- se ciernen las primeras nubes sobre la economía española. “Durante años, el crecimiento parecía ser algo natural. Pero ahora la coyuntura está empezando a enfriarse. El desempleo sigue disminuyendo. Pero, sobre todo, han surgido relaciones laborales temporales y a menudo precarias. Con un 14 por ciento, España sigue teniendo la tasa de desempleo más alta de la eurozona, después de Grecia.

Además, hay un enorme agujero en el fondo de pensiones. Después de que en junio España abandonara el procedimiento de la UE por déficit presupuestario excesivo, la Comisión de la UE instó al gobierno no sólo a confiar en el crecimiento económico, sino también a continuar con las reformas y el ahorro. Pero el gobierno socialista en funciones, que en realidad quería aumentar el gasto social, tiene poco margen de maniobra”.

La realidad es que tras el fracaso de su propio proyecto presupuestario en febrero, sigue aplicándose el presupuesto adoptado por el gobierno predecesor conservador de Rajoy en mayo de 2018, con prioridades muy diferentes. Este presupuesto podría permanecer en vigor hasta 2020. Incluso si se formara un gobierno a finales de septiembre, sería demasiado tarde para lanzar a tiempo un nuevo presupuesto. Y si las elecciones se celebran en noviembre, probablemente no se formará nuevo gobierno hasta el año que viene.

Compartir