Algo traen Batres y Claudia

0
138

En medio de la creciente grilla al interior de Morena, una especie de acuerdo entre el senador Martí Batres y la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, salió a relucir el fin de semana.

Durante el primer informe de labores de Batres como presidente de la Mesa Directiva del Senado, en el presídium no sólo estuvo sentada Sheinbaum, sino que el legislador le dedicó parte de su discurso elogiando su trabajo en la Ciudad de México.

Pero, además de la funcionaria, en el evento estuvieron integrantes de la plana mayor local, como la secretaria de Gobierno, Rosa Icela Rodríguez; la de Desarrollo Social, Almudena Ocejo, y el secretario de Cultura, José Alfonso Suárez del Real.

Esto quizá hubiera pasado desapercibido si no fuera porque se enmarca en medio de fuertes grillas por los espacios de poder al interior de Morena y, por supuesto, con el futuro político de varios de los integrantes.

Luego de los elogios de Martí hacia Claudia, los malpensados recordaron que apenas la semana pasada fue nombrada como presidenta de Morena en la Ciudad de México la diputada federal Flor Ivone Morales, cercana al senador.

También se acordó que Alan Aizpuru, cercano a Ricardo Monreal, fuera el nuevo secretario general del partido. Obviamente, estos nombramientos no hubieran transitado sin el visto bueno de Claudia.

Otro asuntito que está en el candelero es precisamente el relevo o ratificación de la Mesa Directiva del Senado, donde Batres necesita de todo el apoyo posible porque intenta reelegirse, y está claro que los números no le cuadran.

Para nadie es secreto que Monreal no lo quiere más en ese puesto y que busca impulsar a una mujer —amparado en la equidad de género que todos presumen— y en la inconformidad de la oposición con el trabajo de Martí en ese puesto.

Y un temita más es la próxima renovación de la dirigencia nacional de Morena, donde hay un verdadero relajo y las fuerzas internas del partido —tribus, aunque no les guste— se están dando hasta con la cubeta para apropiarse de ese espacio.

Por eso es que suena a sospechosismo ese coqueteo de la última semana entre Martí y Claudia, pues habrá que ver a cambio de qué andan tan hermanados… Ah, y que la funcionaria tenga cuidado para que no se la vayan a chamaquear.

Como quiera, algo traman y el acuerdo seguramente también pasará por Donceles, donde Valentina Batres se ha vuelto un monumental estorbo para la jefa.

CENTAVITOS

Por cierto, como si el horno estuviera para bollos, Sheinbaum anunció que el próximo domingo celebrará, en la Plaza de Tlatelolco, ¡con otro informe!, sus primeros 200 días de gobierno. Que no le saldrá caro a la ciudad, según ella, pero eso es lo de menos; lo importante es qué será lo que informe, pues, aunque dice que presentará cuentas alegres, la percepción ciudadana es que sigue quedando a deber. Muy riesgosa será la realización de un evento triunfalista, ante una ciudadanía descontenta, pero allá ella y sus asesores.