Gobierno mexicano condena  nuevas reglas de asilo que implementará EEUU

0
100
  • “Nosotros tenemos un principio legal totalmente opuesto: el asilo en México es político, y es muy improbable que se le niegue a quien lo solicite por persecución política”.- Marcelo Ebrard
  • “Sería necesario que nuestro país estuviera a favor en que se pase un acuerdo con efectos jurídicos por el Congreso de la Unión, pero no lo pueden tomar de manera unilateral”, agregó el canciller

El gobierno mexicano se pronunció en contra de los cambios que implementará EEUU en el sistema de asilo presentados la mañana de este martes. La nueva disposición obliga a quienes deseen solicitar asilo en EEEUU a hacerlo previamente en alguno de los países por los que transite y le sea denegado.

Al respecto, el canciller Marcelo Ebrard aseguró que esas medidas “de ninguna manera constituyen un mecanismo de tercer país de asilo” y afirmó que las nuevas normas son “una limitación al derecho de asilo con el cual México no está de acuerdo”.

Ebrard Casaubón señaló que: “nosotros tenemos un principio legal totalmente opuesto: el asilo en México es político, y es muy improbable que México lo niegue a una persona que lo solicite por razones de persecución política. Toda la tradición mexicana es en favor de eso”.

Las nuevas reglas del gobierno estadounidense señalan que para acceder a ese derecho en territorio, las personas que lo soliciten tendrán que comprobar que previamente tramitaron una petición similar en alguno de los países por los que transitaron antes de llegar a la frontera sur estadunidense.

Sin embargo, indicó que la medida no afectará a ciudadanos mexicanos y que nuestro país mantendrá su política de asilo y refugio en apego a las normas nacionales e internacionales.

“México es un país en pro del asilo y el refugio. México no coincide con medidas que limiten el acceso al asilo y refugio a aquellas personas que temen por su vida o seguridad en su país de origen por motivos de persecución. El gobierno de México se mantendrá atento a las implicaciones que esta decisión podría conllevar para los solicitantes de asilo de otros países que ingresen a Estados Unidos por la frontera sur o por nuestra frontera norte”.

También adelantó que las autoridades mexicanas vigilarán el respeto al principio de no devolución reconocido por el derecho internacional vigente. “El gobierno de México reitera su respeto por los derechos humanos de todas las personas así como por sus compromisos internacionales en materia de asilo y refugio político”.

Por ello, rechazó que estas medidas unilaterales por parte de EEUU obliguen a México a convertirse en un tercer país seguro, pues para ello “sería necesario que nuestro país estuviera a favor en que se pase un acuerdo con efectos jurídicos por el Congreso de la Unión, pero no lo pueden tomar de manera unilateral, es bilateral, puede ser multilateral, pero no unilateral”, explicó.

Finalmente, abundó que aceptar ser un tercer país seguro sería algo similar a lo que ocurre en Canadá. Donde las personas que llegan a ese país, solicitan desde territorio canadiense el asilo a Estados Unidos, y estando en Canadá se les responde si se les otorga o no ese derecho.