Romo, Dos Bocas y NAIM encaminaron renuncia: Urzúa

0
408
  • Carlos Urzúa Carlos Urzúa acusó que Alfonso Romo es el principal conflicto de interés existente en el Gobierno de AMLO.
  • El ex titular de Hacienda dijo haber estado a favor de la construcción del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México en Texcoco.

A menos de una semana de dejar su cargo como Secretario de Hacienda, Carlos Urzúa habló con más a detalle de las razones que desencadenaron su salida, entre ellos, que él apoyaba la continuación del aeropuerto de Texcoco y difería de la construcción de la refinería de Dos Bocas.

En entrevista con la revista Proceso,  Urzúa acusó a Alfonso Romo, jefe de Oficina de la Presidencia de la República, de ser “el principal conflicto de interés del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador”, acusándolo además de ser de extrema derecha y fanático de Augusto Pinochet y Marcial Maciel, figuras polémicas de la religión y política latinoamericana.

Según exsecretario, «Ideológicamente Romo es un hombre de extrema derecha y en términos sociales oscila entre el Opus Dei y los Legionarios de Cristo. ¿Cómo un hombre así… acabó no sólo siendo amigo de López Obrador, sino incluso siendo el Jefe de la Oficina de la Presidencia?

«Ahora bien, es verdad que aun cuando Romo trató de usar su influencia para apoderarse de las secretarías de Hacienda y de Economía, el presidente no lo dejó. Pero sí pudo imponer a Margarita Ríos-Farjat en el SAT y a Eugenio Nájera en Nafinsa y Bancomext», afirma.

Sobre el conflicto de interés de Romo dice: «Dado que en la jefatura de la Oficina de la Presidencia se maneja a diario un cúmulo de información económica confidencial, uno quisiera que Alfonso Romo y sus familiares hasta de primer grado no tuvieran actualmente participación accionaria alguna en la Casa de Bolsa Vector».

Urzúa indicó que Romo, dentro del Gobierno de AMLO, busca “renacer” y volver a tener influencia y poder.

Respecto al NAIM, explicó que «la obra estaba muy avanzada y había demasiado dinero de por medio. Si bien es cierto que muchos de los terrenos aledaños estaban controlados por gente vinculada a la Administración anterior, un Gobierno fuerte como el de López Obrador podría haberlos expropiado por razón de Estado».