Banxico admite riesgo de ligera recesión

0
57
  • Por su parte, Bank of America señaló que esta nueva situación económica será algo no visto desde el «Efecto Tequila» de 1994
  • Mientras tanto, Banxico decidió por mayoría mantener su política monetaria con tasa de referencia de 8.25%, que encarece el costo del dinero y el financiamiento.

El Banco de México (Banxico) confirmó que el país enfrenta un posible riesgo de recesión ligera, de acuerdo con la minuta número 68 de la reunión de la Junta de Gobierno, debido a una desaceleración mayor a la esperada, provocada por una expectativa de crecimiento sumamente baja (0.5% anual), así como el riesgo que ha implicado el rescate a Petróleos Mexicanos (Pemex), la debilidad del consumo e inversión y tasas negativas del gasto público.

Además hay factores externos que agudizaron la situación como la tensión comercial, amenazas arancelarias y los obstáculos a la inversión interpuestos principalmente por el gobierno de EEUU, los cuales finalmente provocarán consecuencias severas más allá de la volatilidad financiera.

Los economistas consideran una recesión técnica cuando el Producto Interno Bruto (PIB) acumula dos trimestres con cifras negativas. En el lapso enero-marzo, la economía mexicana cayó 0.2%, de acuerdo con el Inegi, mientras que para el próximo 23 de agosto se presentarán los resultados del trimestre abril-junio.

Mientras tanto, Banxico decidió por mayoría mantener su política monetaria con tasa de referencia de 8.25%, que encarece el costo del dinero y el financiamiento.

Lo anterior, ante presiones de precios al consumidor que se resisten a bajar en alimentos y energéticos, un dólar caro, el poco impacto del alza en salarios en la zona norte del país, y el mayor desempleo.

Según la minuta, de la reunión de los directores de Banxico, la actividad económica en México muestra una desaceleración mayor a la anticipada con una contracción en el primer trimestre y signos de debilidad en el segundo. De hecho, confirmaron que ya existen datos que refieren una ligera recesión, pues notó que para 2019 se anticipa una tasa de crecimiento menor a las de los últimos 10 años.

Un miembro destacó la desaceleración en el crecimiento del consumo privado desde 2016, así como el estancamiento de la inversión privada en el mismo lapso y que la inversión es menor a la observada en 2015. Concluyeron que “ante la evolución de la actividad económica en México, las perspectivas de crecimiento se deterioran”.

Apuntaron que en el menor ritmo mostrado por el sector servicios, hay un cambio desfavorable en la tendencia, tras el punto máximo alcanzado a fines de 2018.

Por su parte, el banco estadounidense Bank of America-Merrill Lynch estimó por segunda ocasión que la economía mexicana entrará en recesión técnica ante el bajo crecimiento presentado durante la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, luego que estimó que el Producto Interno Bruto del país caerá 0.4% en el lapso abril-junio y se alcanzarán estos dos trimestres con caída económica.

En junio pasado la institución explicó que ante la amenaza de aranceles a productos mexicanos por el presidente Donald Trump, se iba a tener un desempeño negativo. Además advirtió que será la primera vez que el país entra en esta fase desde finales de los años 90 con cuando la economía mexicana sufrió el “Efecto Tequila”.

Destacó que en los últimos meses el Indicador Global de la Actividad Económica (considerado un PIB mensual), se redujo, lo que ocurre en episodios de recesión previos.

“Aunque el sector industrial ha estado dentro y fuera del territorio de contracción desde 2017 y las cifras mensuales más recientes ya mostraron que los servicios se contrajeron al margen en abril, los datos hasta ahora en el segundo trimestre son débiles”, dijo.