Futuro 21: ¿una tomadura de pelo?

0
740

La pesarosa labor de construir oposición responsable, pero también renovada y consciente de los verdaderos problemas de México, es un camino arduo que no todos están ni en posibilidades ni en ánimo de seguir.

Nos enteramos de una nueva formación que pretende sustituir lo que resta del PRD carcomido por sus ineficiencias y corruptelas: Futuro 21. Están de broma sus impresentables convocantes, broma de muy mal gusto, o de plano es un disparate en toda regla.

Semejante tomadura de pelo no pasa inadvertida justo por serlo. ¿Futuro? ¿21? ¿dicho por quién? extraña denominación para un grupúsculo de cartuchos quemados que aspira a monopolizar el siglo XXI con tan pretensioso nombre hueco y falaz; rostros ajados y carentes de una cartilla de grandes beneficios para México.  Escasos en la plantilla a quienes aplaudir por su entrega al pueblo de México dándole grandes resultados. Si cada uno de los abajofirmantes es maravilloso tejiendo bufandas, qué bueno. De eso a que la mayoría hayan servido con denuedo y entrega absoluta al pueblo e México dándole grandes resultados, al que ahora sangrarían por obtener de tal los recursos públicos que los sustenten, es cosa bien distinta.

Gente del pasado con los pies bien clavados allí, en el pasado, no representa ni puede representar futuro. Algunos destilan un odio descomunal a las mayorías votantes por López Obrador. No merecen apoyo ante su mezquindad y su inquina viscerales despreciando el voto libre. Los ciudadanos en tal tesitura no necesitan los regaños de Francisco Martín Moreno. Por ende, no hace falta apoyarlo. No se ofrece un rostro nuevo ni un convocante que merezca ser visto como renovación y si se busca, regeneración de la Patria y su putrefacta y anquilosada clase política, vetusta y amañada. Nada. Nada nuevo en Futuro 21.

Sumar instituciones, algunas de antecedentes tan nefastos como Nueva Alianza o a Gabriel Cuadri, diciéndole a un yanqui que sí, que los extranjeros se metan en los asuntos de México, da pena ajena. Se muestran los de Futuro 21 como agrupación representante de sí misma y no de la sociedad. Eso promete ser Futuro 21 a final de cuentas, que con gran esfuerzo apenas si incluye alguna mente destacada, pero no es el común denominador. Mucho ilustre desconocido también y de manera paradójica, ya no digamos que algunos como Molano Ruiz (?) deslindándose al ver su nombre en la supuesta lista de simpatizantes. ¿Es que se ha incluido a gente que en realidad no los secunda? Mal comienzo con opacidad.

Futuro 21 no es ni de lejos poseedor de la gracia y el folklorismo del “Grupo San Ángel” ni un triste remix, siquiera, como aquel que, variopinto, terminó en nada, dicho sea de paso. Esta vez no se ven caras que realmente aporten algo trascendente porque ya se ha expresado: sus trayectorias no lo dicen, no lo demuestran. Así de inoperantes.

El texto de la proclama fundacional deja muchos asegunes: dicen ser contrapeso, su preocupación por la situación imperante los convoca, la triquiñuela de usar el registro del PRD para “conformar esa nueva fuerza política que lo trascienda” deja mal sabor de boca, pues trepadores, deberían de saber que lo correcto y además, lo legal sería empezar de nuevo pidiendo registro demostrando que la gente los apoya, ya que los apoyos ciudadanos han desaparecido para un partido como el PRD, que dice y aparta nada. Y no sea que descubramos que de nuevo, es otro espantapájaros que no representa nada ni a nadie. Cuatro gatos cobrando del erario público. Eso promete ser. Y nos toman por tontos, tal parece.  

Dicen en un manifiesto sórdido que verán por las nuevas generaciones ¿Quiénes? ¿una agrupación que no las incluye en su plana mayor visible? ¿Mancera, Cuadri? ¿en serio? Qué falacia, qué tomadura de pelo. ¿Acosta Naranjo? ¿Francisco Martín Moreno? ¿Demetrio Sodi? ¿en serio no encontraron algo mejorcito? Ya ver el nombre de Tere Vale da para sonreír. Y que sumen el combate a la corrupción, nos lo aseguran. Risas a discreción, por favor.

Lo de 21 si es por el siglo que corre, va, que apenas nace. Si es por 21 impresentables firmantes, se comprende mucho mejor.

¿Qué ofrece y qué ha ofrecido el PRD que merezca rescatarse al final de cuentas? ¿en serio ha servido al pueblo de México? Se antoja difícil hoy, reconocerlo. Suena a cartucho quemado, a Chuchos sin oficio ni beneficio.

La listita de firmantes da escozor, mueve a levantar las cejas, a decir: no por favor. Y es justo eso: un tantito de “por favor”. Parece organización embaucadora de despistados. Que los compre quien no los conozca.

Futuro 21: un mal chiste, una pifia que la nación no requiere, pues en efecto, se trata de avanzar, no de retroceder tan falazmente.

@marcosmarindice