Cancelar NAIM se pagará con TUA de usuarios durante 19 años

0
442
  • El costo de la obra será incluido en el TUA , un impuesto que en el resto del mundo se usa para modernizar las terminales aéreas
  • La cancelación del aeropuerto de Texcoco dejó una deuda de 6 mil millones de dólares en bonos y 30 mil millones de pesos en certificados fiduciarios en la Fibra E

Pese a que la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM) está detenida por los tribunales, el costo del proyecto que fue sufragado por el gobierno federal deberá ser pagado por las personas que utilicen el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) durante los próximos 19 años, con el pago de la Tarifa de Uso de Aeropuerto (TUA).

Normalmente, este impuesto se utiliza para ampliar la capacidad o mejorar la funcionalidad de las terminales aéreas en el mundo. Sin embargo, en la capital del país, será utilizado para pagar la deuda que dejó la cancelación del proyecto de Texcoco.

En todos los aeropuertos del planeta, los recursos se destinan al mantenimiento y ampliación de la terminal aérea, pero el sexenio pasado incluyó esta contribución como garantía para financiar la construcción de Texcoco, por lo que los pasajeros deben pagar la deuda.

De acuerdo con la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), la cancelación del aeropuerto de Texcoco dejó una deuda de 6 mil millones de dólares en bonos y 30 mil millones de pesos en certificados fiduciarios en la Fibra E. Para abatir costos, en diciembre del año pasado, el gobierno federal lanzó una oferta de recompra por mil 800 millones de dólares en bonos, además del pago de intereses y una recompra anual de 200 millones de dólares de los bonos garantizados por la TUA para lograr el pago total de la deuda en 19 años.

En el informe, Razones para la Cancelación del Proyecto del Nuevo Aeropuerto en Texcoco, presentado este lunes por El Universal, se menciona este desglose de costos como resultado del proyecto fallido.

Rogelio Rodríguez, abogado en Derecho Constitucional y Aeronáutico, explicó que el gobierno federal recompró alrededor de 20% de los bonos emitidos y renegoció el otro 80%, por lo que la TUA pagará esa deuda.

El TUA se aplica cada que un pasajero despega o aterriza.

“México es un caso único en el mundo porque todas las TUA aeroportuarias se pagan para mejorar un aeropuerto, para su expansión y mejoras, y nosotros estamos pagando para financiar la deuda de una decisión gubernamental que fue en el sentido de tirar toda la inversión y asumir la deuda”, indicó y señaló que en este tiempo, no se podrá disponer de este dinero para construir el aeropuerto de Santa Lucía ni para ampliar el AICM, sino que se aplicarán directamente recursos del presupuesto federal.

En abril de 2018, el fideicomiso 80460 erogó 56 mil 856 millones 419 mil 400 pesos a Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) como contraprestación por la cesión del TUA, mientras que las aerolíneas también entregaron 9 mil 892 millones 523 mil 200 pesos por este mismo concepto, a través del fideicomiso 2172, el cual se constituyó para garantía y pago a los acreedores. Finalmente, el gobierno comprometió 3 mil millones de pesos en el AICM y abrir una tercera terminal, pero esto no representa un mayor número de operaciones.

Además, para garantizar el pago de la deuda, el año pasado se incrementó considerablemente el TUA, que es de 23.80 dólares para vuelos nacionales y la internacional de 45.2 dólares, un incremento de 49% y 130.4%, respectivamente en comparación con la tarifa de 2014.

Esto coloca al AICM como el segundo aeropuerto con la TUA más cara a escala mundial, después de la terminal de Heathrow en Londres, Inglaterra, donde los pasajeros pagan una tarifa de 58.10 dólares.

Debajo del AICM se ubican los aeropuertos de Panamá (40 dólares); Bogotá, (39 dólares); Lima, 30.40; Frankfurt, 28.40; Charles De Gaulle, en París (26.70); Santiago de Chile, con 26; Madrid, 23.50, y Narita, Japón, (18.80 dólares).