Para vivir en un Palacio

0
202

Un caso para la araña deberá investigar —y, en su caso, resolver— el alcalde de Cuauhtémoc, Néstor Núñez, sobre el anuncio de YSQ para mudarse con su familia al fastuoso Palacio Nacional.

Por cuestiones de logística y de conveniencia laboral, entre otros argumentos, la oficina presidencial dio a conocer que el jefe del Ejecutivo, que se negó a ocupar las oficinas construidas en Los Pinos, vivirá en uno de los palacios más hermosos del mundo.

Incluso su oficina ya hizo las compras de menaje en una reconocida tienda departamental para adornar los aposentos presidenciales, además de que se había surtido la despensa en un centro comercial de la capital.

Hasta ahí muy bien, sólo que no falta el que nada más esté cachando gazapos para sembrar la duda, que para nada es menor, acerca de la mudanza del Presidente y su familia a Palacio Nacional.

Para los que saben de leyes y reglamentos, la mudanza no debe darse por la sencilla razón de que el uso de suelo de ese inmueble histórico no permite que sea utilizado como vivienda unifamiliar.

El edificio está catalogado como patrimonio histórico y, por lo tanto, tiene protección para evitar que se le dé ciertos usos, entre ellos el de vivienda.

Según el uso de suelo vigente, y que, hasta el momento, no ha sido modificado, Palacio Nacional puede ser usado como oficinas gubernamentales, sede de exposiciones o de reuniones de trabajo, pero nada más.

Y es ahí donde el alcalde Núñez tendría que empezar a investigar si la documentación está en orden; si no tendría que denunciar la anomalía —en caso de existir—, y quien también le tendría que entrar al quite sería la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum.

Si está todo en orden, YSQ podrá ser inquilino del lugar el tiempo que dure su gobierno; si no, se tendría que negar el permiso e impedir que sea utilizado para vivienda unifamiliar.

Los que dicen que tan está permitido que incluso el expresidente Felipe Calderónhabilitó ahí un pequeño departamento, confían en que no haya problema; quienes piensan que no se puede aseguran que incluso Sheinbaum deberá demoler el departamento construido.

El tema está en el aire y tiene que ser aclarado para evitar que crezca y pueda ser malinterpretado o, peor aún, utilizado políticamente para manchar la mudanza presidencial. Habrá que recordar la famosa casa blanca, que marcó el sexenio de Enrique Peña Nieto.

CENTAVITOS

La jefa de Gobierno anunció ayer la creación de dos nuevos grupos de operaciones especiales para enfrentar el narco y patrullar las colonias más peligrosas de la Ciudad de México, que, a estas alturas, son prácticamente todas. La funcionaria asegura que se les dará armamento, vehículos y uniformes de operaciones especiales, además de que serán evaluados y se les capacitará en derechos humanos. Todo suena muy bien, solamente hay un pero: que comenzarán a funcionar hasta que les entreguen los equipos, lo cual aún no se sabe cuándo será.