La conspiración de la Puerta del Sol

0
110

Pablo Sebastián

Los demonios se llevan a Pablo Iglesias cada vez que el todavía líder de Podemos escucha al obispo de Pedro Sánchez, José Luís Ábalos, echando los tejos y haciendo requiebros a Albert Rivera para que Cs vuelva al cuadro de Genovés del Congreso y firmen de nuevo un Gobierno de coalición. Que es lo que hizo ayer monseñor Ábalos en Valencia con duras críticas a Rivera por aquello de que ‘la letra con sangre entra’.

Iglesias todavía está brindando con champaña y su pareja Montero por la caída de Carmena y la soledad de Errejón, pero de Sánchez se teme lo peor: un pacto con Cs o la repetición electoral. Todo menos meter en el Gobierno de España al compadre de Junqueras, Otegui y Puigdemont, aunque sea en el ministerio de Asuntos Sociales o en uno de Protocolo y de Decoración.

Queda tiempo por delante y una partida importante a jugar en la Comunidad de Madrid donde Cs ya le ha dicho al PP que, como ellos le han facilitado a Almeida el Ayuntamiento de Madrid, ahora le toca a Cs la presidencia de la Puerta del Sol en beneficio de Aguado.

Pero esa quimera de Cs tiene gran dificultad y doble oposición. La primera del PP porque Pablo Casado quiere sentar a su niña Isabel Díaz Ayuso en el primer despacho de la Puerta del Sol. Y la segunda a Aguado le harían falta los 12 escaños de Vox y porque Santiago Abascal -que no es masoquista, que se sepa- nunca entregará a Cs ese enorme poder de la Comunidad de Madrid sin negociación y algún puesto de Consejero en el Gobierno de la Puerta del Sol, en justa correspondencia con los escaños que Vox aportaría a la investidura.

Entonces ¿se quedarán Aguado y Cs sin la Presidencia madrileña? Pues no necesariamente, porque cuentan las lenguas de doble filo de la capital del Reino que podría estar en marcha ‘la conspiración de la Puerta del Sol’.

Y ¿en qué consiste semejante maniobra? Pues en algo muy sencillo: puesto que el PSOE madrileño y Ángel Gabilondo dan por perdida la Comunidad de Madrid el obispo Ábalos podría ofrecerle a Rivera que su candidato Aguado presida Madrid, con los votos de Cs, PSOE y Mas Madrid (Errejón) a cambio de que Cs facilite, desde fuera o en coalición, la investidura de Sánchez.

Lo que dejaría a Casado y a Iglesias fuera de juego. A Gabilondo le harían ministro con Sanchez y Errejón se vengaría de Iglesias y de su ataque a Carmena. Sin duda una carambola a varias bandas que no conviene de perder de vista.

Sobre todo porque, a través de Manuel Vals, Cs ha pactado en Barcelona con el PSOE (PSC) y con Podemos (En Comú Podem) para hacer alcaldesa a Ada Colau. Y desde el PSOE dirán que así habrían impedido que las tres derechas se instalen en la Puerta del Sol. Y desde Cs dirán al PP y Vox que ellos ya cedieron la alcaldía de Madrid y que se merecen la Puerta del Sol, o que se la dará el PSOE.

Algo parecido con lo que está ocurriendo con los gobiernos de Navarra y Canarias donde todavía no se sabe lo que puede ocurrir. Así si el PP y Vox no quieren un Gobierno de centro izquierda en la Comunidad de Madrid (de Cs, PSOE y Más Madrid), Casado y Abascal tendrían que favorecer el que Aguado presida la Comunidad.

Así de altas y afiladas parece que están las espadas que penden de una crin sobre el primer sillón de la Puerta del Sol. Por supuesto, Cs exigiría que no haya subida de impuestos en Madrid y el obispo Ábalos le concederá con mucho gusto esa concesión. Naturalmente siempre que Rivera pacte con Sanchez la investidura y la estabilidad del Gobierno nacional, con o sin la coalición.

Tiempo tienen todos (al menos hasta el 11 de julio) para estudiar todo esto  y que pasará con ‘la conspiración de la Puerta del Sol’. El famoso kilómetro cero de España donde, cosas que pasan o pueden pasar, se podría pactar el nuevo gobierno madrileño y el nacional.