No queremos guerra comercial con EEUU aunque la podamos ganar: AMLO

0
144
  • “Celebramos que actuando de esa manera nos permitió, en un acuerdo inicial, evitar la confrontación. Imagínense cómo estaríamos esta semana”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador
  • “En una guerra comercial podemos perder, pero también ganar. No es decir que ‘no tenemos con qué defendernos’, pero lo más importante aquí es que no queremos la guerra”, reiteró

Para justificar la postura del gobierno mexicano ante la situación migratoria con EEUU, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que su gobierno no pretende entablar una guerra comercial con el país vecino, luego de la amenaza de imponer aranceles a productos mexicanos.

“No queremos una guerra comercial con Estados Unidos aunque la podamos ganar, dijo durante su conferencia de prensa matutina de este viernes, para justificar el movimiento de contención migratoria como solución al conflicto.

“En una guerra comercial podemos perder, pero también ganar. No es decir que ‘no tenemos con qué defendernos’, pero lo más importante aquí es que no queremos la guerra”. Y agregó:

“Celebramos que actuando de esa manera nos permitió, en un acuerdo inicial, evitar la confrontación. Imagínense cómo estaríamos esta semana. En términos económicos no quiero, todavía, dar mis datos. Porque le voy a contestar a los expertos, al conservadurismo (el próximo 1 de julio)”, señaló.

Además manifestó su apoyo al canciller Marcelo Ebrard y a los gobernadores de las entidades de la frontera sur y reiteró que la nueva ley para la Guardia Nacional les permite utilizar a esta corporación para detener la emergencia y establecer un control en la frontera, en especial en los puntos de ingreso irregulares.

“Ya se tiene el plan para actuar en toda la frontera”, subrayó, pues hay 368 cruces ilegales donde se establecerá vigilancia.

“Entonces, sí, heredamos esa situación de corrupción en ese Instituto (Nacional de Migración), en aduanas. Estamos limpiando y esa labor lleva tiempo “, dijo y solicitó a la población a evitar actitudes racistas mientras se normaliza la situación.

“Hay quienes van a las iglesias, al templo pero olvidan los mandamientos. No se debe maltratar al forastero”, dijo.

En cuanto al plazo de 45 días para atajar el flujo migratorio, reiteró que fue un acuerdo para México pero también para Estados Unidos. “Yo les diría que salimos bien, las dos partes; lo quieren ver como si fuera una pelea de box. Bueno, ahí también hay empate y esto no fue una pelea de box”, dijo.

Por su parte, Marcelo Ebrard dijo que la negociación no implica una “deshonra” para México y adelantó que el martes entrarán en acción elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur así como 825 agentes del Instituto Nacional de Migración.

El canciller defendió la posición del gobierno mexicano señalando: “¿Qué ganamos con una guerra comercial que vamos a perder?”, planteó.

Dijo que se requiere acelerar el cumplimiento de la ley de Migración, en particular el registro de personas “por razones de protección” a los ciudadanos mexicanos. “No estamos contra ellos (migrantes)…la negociación con Estados Unidos es que nosotros podemos regular el flujo de migración”.