En 45 días EEUU revisará avances migratorios: Ebrard

0
212
  • El canciller Marcelo Ebrard dijo que el acuerdo con Estados Unidos evaluará a mediados de julio avances en la disminución del flujo migratorio
  • De acuerdo con el The New York Times, México ya se había comprometido a enviar a la Guardia Nacional a la frontera sur, durante unas conversaciones secretas realizadas en marzo

A su regreso a México, el canciller Marcelo Ebrard Casaubón calificó la reciente negociación comercial-migratoria con EEUU como la más difícil y explicó que México tiene 45 días para disminuir el flujo migratorio hacia territorio estadounidense o, de lo contrario, podría volver la amenaza de aranceles a productos mexicanos. Además, habrá una revisión el pacto en 90 días.

Con la firma del acuerdo, México logró dos objetivos: detener la imposición de un arancel de 5% a las exportaciones mexicana al país y la inclusión del Programa de Desarrollo Integral de Centroamérica como fórmula para atender las causas de la migración, explicó el canciller, Marcelo Ebrard durante la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador de este lunes.

Pero aseguró que no existe algún punto del acuerdo que permanezca en secreto, como mencionó el presidente estadounidense Donald Trump durante el fin de semana en Twitter sobre una parte no revelada de los convenios bilaterales, uno de los cuales incluye el respaldo del Congreso mexicano a estas medidas y otro implica un aumento sustancial de las compras que hace México de productos agrícolas estadunidenses.

Ebrard explicó que si el acuerdo no provoca la reducción significativa de los migrantes a EEUU, realizarán un nuevo plan que incluirá al Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (Acnur) y a representantes de Guatemala, Panamá y Brasil, puntos clave del tránsito de migrantes. Sin embargo, para esto, la Secretaría de Relaciones Exteriores necesitará del respaldo del Senado.

Sobre el comercio de productos agrícolas, Ebrard Casaubón afirmó que sin los aranceles anunciados por Trump, crecerá el intercambio, pero reiteró que no hubo pacto sobre productos específicos.

En lo inmediato se logró separar el ámbito comercial del migratorio en la relación con Estados Unidos, dijo Ebrard, pues para México lo más importante era detener la imposición de aranceles este lunes, que de haber llegado al 25 por ciento, como amenazó Trump, «hubiera colapsado la economía mexicana», con un efecto similar a incrementar en diez por ciento el Impuesto al Valor Agregado, la pérdida de 1.2 millones de empleos y la caída de un punto del Producto Interno Bruto y se habría desatado una crisis económica en el país.

Sin embargo, el despliegue acordado con el gobierno estadounidense para enviar  a la Guardia Nacional no implicará la militarización de la frontera sur, pues era una medida contemplada por el gobierno mexicano y solo se aceleró su envío, agregó y anunció que el Instituto Nacional de Migración desarrollará las políticas para la contención de los flujos migratorios.

También recordó que en México el derecho de asilo y la solidaridad son fundamentales para el trato a migrantes, de ahí que se haya aceptado la posibilidad de aceptarlos cuando pidan asilo en EEUU, mientras se desarrolla su proceso.

Finalmente, reconoció que las negociaciones fueron muy «tensas», pues la representación estadounidense manejó un discurso en tono de «ultimátum» para que México se convirtiera en un «tercer país seguro», para retener a los migrantes que intenten llegar a EEUU y que se lograra un flujo migratorio “cero”, algo que es una aspiración irreal, dijo Ebrard.

Siguen las amenazas de Trump

Por su parte, el mandatario estadounidense amenazó nuevamente con imponer aranceles a México si el Congreso no aprueba el plan.

«Hemos firmado y documentado totalmente otra parte muy importante del acuerdo de Inmigración y Seguridad con México, uno que Estados Unidos ha estado buscando durante muchos años. Será revelado en un futuro no muy lejano y necesitará una votación del cuerpo legislativo mexicano», dijo el mandatario en Twitter.

«No anticipamos un problema en la votación, pero si por alguna razón la aprobación no llega, los aranceles se restablecerán», amenazó.

Por su parte, integrantes del Partido Demócrata de EEUU criticaron este domingo la actitud de Trump de amenazar a México con aranceles para obligarlos a trabajar en el tema migratorio pues “pone en peligro los lazos con un importante aliado y socio comercial”.

«De lo que el mundo está cansado y de lo que estoy cansado es de un presidente que va constantemente a la guerra, a la guerra verbal con nuestros aliados», dijo el senador demócrata Bernie Sanders en entrevista televisiva. «Necesitamos una relación decente con México», agregó.

Por su parte, la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, afirmó el sábado que Trump había «socavado el papel de liderazgo preeminente de EEUU en el mundo al presionar de esta forma al gobierno mexicano.  Las amenazas y las rabietas no son una forma de negociar en política exterior», dijo.

Beto O’Rourke, un excongresista de la ciudad de El Paso, Texas calificó la negociación: «creo que el presidente exagera mucho respecto a lo logrado», declaró. «Estas son concesiones que México ya había hecho, en algunos casos hace meses. Podrán haber acelerado el cronograma, pero en general el presidente no logró nada excepto poner en peligro la relación comercial más importante que tienen los Estados Unidos de América».

De acuerdo con el The New York Times, el gobierno mexicano ya se había comprometido a enviar integrantes de la Guardia Nacional a la frontera sur, durante una serie de conversaciones secretas realizadas en el mes de marzo pasado. Y el acuerdo para que los migrantes permanezcan en México se había alcanzado en diciembre.

Mientras, integrantes del Partido Republicano, correligionarios de Trump insistieron que lo importante son los resultados de la negociación.

Kevin McAleenan, secretario interino de Seguridad Nacional, declaró a la cadena Fox: «La gente puede estar en desacuerdo con las tácticas (pero) México llegó a la mesa con propuestas reales. Tenemos un acuerdo que, si los mexicanos lo respetan, será muy efectivo», señaló.

«En general, los republicanos entienden que los aranceles son ataques a los consumidores estadounidenses y no queremos que se apliquen a largo plazo, ni creo que el presidente Trump lo haga», dijo el senador republicano Ron Johnson. «Creo que los usó como método de presión en esta situación de manera brillante», agregó.