En Zacatecas: la esposa de Tello a gobernadora

0
361

Cristina Rodríguez –dícese hija de un ex gobernador de Zacatecas, casada con un prominente descendiente de don Manuel Tello (quien fuera el mejor secretario de Relaciones Exteriores de México del siglo pasado) y de comerciantes vinculados a materiales de construcción y otros negocios–, declaró hace unas semanas que, si ella compite por la gubernatura del Estado contra otros candidatos “me los chingo”. Este mensaje fue magnificado por las redes sociales de manera tendenciosa, en virtud de que la entrevista la hace un periodista conocido por ser el “chayotero” más importante de la entidad.

Entre las travesuras en que la Primera Dama zacatecana se ha visto envuelta, está la sospechosa caída del avión del gobernador: de ese accidente se dieron versiones oficiales simplistas. Se decía que ella venía de Toluca con una acompañante y que el avión no pudo sacar el tren de aterrizaje. Bajó en Zacatecas dañándose y al parecer permanece encerrado en un hangar sin reparación. Otra versión afirma que salió a Guadalajara de shopping y que el piloto, al percibir fallas en el aparato, regresó apenas 20 minutos después de despegar, y se provocó el incidente.

Cuando se desarrolló la campaña de Andrés Manuel López Obrador, doña Cristina, de manera personal, atacó al candidato morenista externando su opinión públicamente, lo que generó, desde luego, confusión en el Estado. A la muerte de Fidel Castro, también externó una opinión en contra de este líder mundial. Realmente opina sobre lo que sea, cada vez que puede hacerlo.

El gobernador Tello tuvo un problema de salud. Entonces su esposa convocó a los zacatecanos a orar por él, dado que “su estado era grave”. Ello provocó convulsiones y tentaciones de los mismos políticos priístas en lo que parecía ser un vacío de poder, listo para ser llenado por el más avispado.

En otra ocasión, unos jóvenes de Tabasco, de una escuela pública, para recibirla hicieron un bailable moderno, con ropa de la época, que imita un poco el atuendo militar, teniendo como fondo una canción de moda. La señora Cristina los reprendió públicamente, pues ella interpretó que parecían capos o militares y que todo ello no tenía que ver con las buenas costumbres. La profesora de la escuela protestó enérgicamente y el asunto se convirtió en un escándalo estatal.

La Primera Dama es fan de Julión, el cantante de banda, y con frecuencia lo invita a Zacatecas. Ahora lo convocó a tres distintos eventos del Dia de la Madre. Se dice que este artista cobra un millón de dólares por presentación. Cuando la PGR congeló las cuentas del artista, en Zacatecas fue acogido y tuvo actuaciones a pesar de la revisión a la que estaba siendo sujeto por las autoridades federales y a que, el hecho de tener las cuentas bancarias congeladas, le impedía recibir el pago por sus actuaciones, a través de las vías legales.

La señora Tello aparece prácticamente diario en campaña por los municipios, en eventos de acarreados y en presídiums donde solamente ella está para entregar bicicletas, lentes para jóvenes o ancianos, elevada a las alturas por templetes. En los casi 800 días de gobierno, las damas le critican el hecho de no repetir jamás ni vestido ni calzado.

En estos días, una revista del corazón que anualmente reparte premios que sus editores han inventado para entregar a la clase política del estado, auspició un magno evento con invitados de la “gente bonita” de muchos millones de pesos y ha publicado anuncios espectaculares de gran tamaño desplegados en las vialidades zacatecanas, donde aparece Cristina posando como Lady Di de manera no vista antes en la esposa de un gobernador: con una pierna estirada, recargada en una silla de gobierno que se muestra vacía, imitando la foto oficial de un ex candidato a gobernador que fue poster hace algunos años.

La población está harta de estas frivolidades. Es claro que nuestro señor gobernador no controla a su dama. Hay temporadas en que la esconde: no figura en actos públicos, pero de pronto resurge con un protagonismo mayor, para recuperar el tiempo perdido.

Zacatecas vive una situación política muy grave, una violencia agresiva que no se reduce por tener cuerpos policíacos pactados con la mafia. La lista de asesinatos y secuestros es alta y ascendente. Existen plantones de empleados de gobierno, sindicatos educativos que protestan, conflictos mineros, ejidatarios que se niegan a que una presa se construya, mientras que el gobernador está atado de manos por un presupuesto federal completamente restringido.

Se ha hecho evidente que el gobernador no sabe de política y sus funcionarios, todos menores, menos saben aún. Hoy se dedica a peregrinar por las oficinas federales en la Ciudad de México, en la búsqueda del recurso público. Lo atienden, pero el dinero no llega. Algunos funcionarios son amigos y se burlan de que un gobernador priista sea tan ingenuo como para pensar que su presupuesto se va a ampliar. Lo que realmente quieren es que reviente para nombrar un interino, a fin de que Morena tenga otro gobernador, que tanta falta le hace.

Tello debería buscar al PRI que está negociando en las Cámaras de Diputados y de Senadores con su voto, para que las iniciativas del presidente salgan. Eso ha dejado dividendos, sobre todo para los gobiernos priistas. Pero el gobernador zacatecano no se enteró de la historia porque es un hombre inculto, ni habrá oído jamás del Faro de Alejandría que orientaba al transporte marítimo en esa zona. Está perdido en la bruma, no tiene quien lo oriente.

Si el gobernador Tello no da un volantazo político, puede dejar de gobernar por su impotencia y porque es un hombre visceral, o por las condiciones populares que hoy mismo rechazan su régimen de manera absoluta. Su esposa es un problema ya para su trabajo: él aparece como un pelele y ella como gobernadora. No tiene forma de detenerla y el rechazo popular hacia ella es alto. Desde que empezó el régimen de Tello por sus trivialidades, su autoritarismo y la forma déspota de imponer funcionarios en toda la entidad, no se ha ganado una buena impresión de los ciudadanos a quienes gobierna.

Una revista donde se presumen las frivolidades de la gente “in” no es suficiente para impulsar un proyecto de gobierno: sería importante si lo que se pretendiera fuera colocar a una reina del municipio de Zacatecas, pero emular a revistas como Hola!, Clase, TV Novelas o TV Notas, no son un buen respaldo para la clase política ni siquiera municipal.

Los premios que se entregan a los mejores ciudadanos pueden provenir de universidades, de instituciones culturales, de organismos internacionales, pero nadie premia la frivolidad.

@jaimenriquez