Investigar la opinión pública es un factor “clave” para tener éxito en Politing

0
137

“No se debe confundir la verdad con la opinión de la mayoría”. Cocteau.

Teóricamente para que haya Opinión Pública se requieren tres (3) elementos: (1)un grupo que opine (2) un tema del que opinen y (3) una división de opiniones. Como la Opinión Pública no es más que un agregado de opiniones privadas, de todo tipo de gente, cuando comienza a ser considerada científicamente se le quita el monopolio de opinión que tenían políticos y comunicadores. Y es que anteriormente, los analistas y consultores aseguraban: “a ese candidato no lo conoce nadie”. Ahora no dicen “nadie lo conoce”, lo que dicen es “solamente el 15% de la población conoce a ese candidato”, porque que hoy día se maneja la información con porcentajes. El hecho de ponerle numero a esa parte de Opinión Pública generó nuevas formas de entenderla, medirla y mejorar su comprensión, tal y como la popularidad, la intención de voto, la aceptación, etc. Al medir la Opinión Pública, se crean las técnica para saber cómo interpretarla, concretarla y saber cómo y para qué usarla.

Hay que recodar que SIN MENTIR el fin último de la campaña es medir la Opinión Pública no para persuadir, sino para seducir. Y es que persuadir es convencer a alguien de que piensen como nosotros. En cambio, seducir, no es hacer cambiar de opinión sino sintonizar. Por eso es que se debe estar constantemente investigando al mercado electoral: para encontrar la forma más efectiva de seducir, al sintonizar el Ofrecimiento Político (Candidato, Programa y Partido) con el elector, votante, ciudadano…

Esta seducción -que debe formar parte de un programa integral de investigación electoral- debe tener varios soportes que le permitan valorarlo, reestructurarlo y evaluarlo. Para ello, se recomiendan estas cuatro (4) herramientas: (1) Una encuesta base como punto de partida para conocer con profundidad el alcance y la forma del terreno, el estado de ánimo de la gente, temas de imagen para cada uno de lo tres integrantes el Ofrecimiento Político, nivel de conocimiento, nivel de simpatía, nivel de rechazo, intención de voto, decisión de voto, cualidades de liderazgo, medios de comunicación, cuáles son los problemas colectivos y personales, cómo ven su localidad, etc. (2) Encuestas de seguimiento, al menos cada tres meses y mensual el año electoral (3) Tracking Poll el último mes de campaña, cada tres días y (4) Una encuesta del día anterior, que ayuda a preparar el discurso del día “D”.

A este respecto hay que recordar lo que asevera Sartori: que casi siempre, o con mucha frecuencia, la Opinión Pública es un “dato” que se da por descontado. Existe y con eso es suficiente. Es como si las opiniones de la Opinión Pública fueran como las “ideas innatas”. Pero lo cierto es que hay que conocerla y cuantificarla para poder seducirla.  

En Politing, hay que saber que -algunas veces- la Opinión Publicada, hace tanto o más ruido que la Opinión Pública. Quizás por lo que decía un candidato, quien aseguraba que había dos cosas que siempre hacían mucho ruido: un carro viejo y un Diputado nuevo…