Análisis semanal: 20 de mayo

0
341

Algo llamativo sucede con Claudia Sheinbaum, la jefa de gobierno de la CDMX, a quien le llueven críticas por su desempeño al frente de la administración capitalina. Temas como la inseguridad o las contingencias ambientales, la han puesto en una situación difícil en una entidad que, recordemos, cobra en las urnas las deficiencias del gobierno.

La Ciudad de México es una de las integrantes de la federación que han cambiado de partido en el gobierno desde 1997, con la llegada de Cuauhtémoc Cárdenas y el PRD, ahora en manos de Morena y la propia Sheinbaum. En las ahora alcaldías, ha pasado algo similar, alternando con administraciones emanadas del PAN, PRI, PRD, Verde y Morena.

Así que los errores que se están cometiendo en esta ocasión podrían ser cobradas en el 2021, pues la manera en que está llevando la administración capitalina la jefa de gobierno ha dejado mucho que desear.

Entre los factores que se le están revirtiendo, tenemos:

Recurrir al recurso de culpar a las pasadas administraciones en una ciudad en la que esas mismas administraciones contaron con el concurso de la propia jefa de gobierno.

No considerar que uno de los atributos que presumió durante la pasada campaña electoral, fue su especialidad en medio ambiente, un tema en el que actualmente está haciendo agua su administración, mostrando falta de reflejos políticos y planes.

Además de mostrar que en materia de seguridad pública, sus subalternos no han encontrado la manera de reducir los índices de criminalidad, recurriendo al expediente fácil de pedir apoyo al gobierno federal.

Así, no es de extrañar que Claudia Sheinbaum se encuentre en el ojo del huracán y sufra severos cuestionamientos, en especial si se consideran las versiones que apuntan como una de las más adelantadas para la candidatura presidencial de 2024, factor que agrega un elemento más para revisar su actuación a fondo.

Habrá que estar al pendiente de la reacción de la jefa de gobierno.

La imagen de la semana

El meme de la semana

Mientras tanto en redes

Las redes sociales son la mejor muestra de la polarización que vivimos en el país. Eventos como la crítica que hizo Víctor Trujillo, en su personaje de Brozo, al gobierno de López Obrador y la respuesta furiosa que recibió de parte de los seguidores de este último, demuestran que la combinación de polarización con fanatismo nos va a resultar cara.

Trujillo afirmó que al gobierno no se le aplaude, para recibir como respuesta la acusación de que todo lo hacía como efecto de perder privilegios –una cantaleta favorita de los lopezobradoristas–, además de ser acusado de prestarse a un montaje preparado por Carlos Salinas para desprestigiar a René Bejarano.

Y es que para los seguidores del actual mandatario federal, hay una versión de la historia que se adapta a sus intereses, una en la que los corruptos de ayer son los funcionarios del gobierno actual y los críticos una bola de conservadores fifís que defienden los privilegios afectados. ¿Cuál será el siguiente objetivo de su campaña? Pronto lo sabremos.

@CronicadePoder