AMLO está siendo enredado

0
173

1. Sí, debemos confesarlo, los simpatizantes del lópezobradorismo quisiéramos que las cárceles estén llenas con defraudadores y asesinos de “cuello blanco”, encabezados por los expresidentes. Estamos convencidos que si se liberarán a cinco mil “delincuentes comunes” que llenan las cárceles desde hace 10 o 20 años por robarse una cartera, por acusaciones falsas o porque no han tenido dinero para pagarse una fianza, habría suficiente espacio para expresidentes, grandes defraudadores, huachicoleros, gasolineros y toda esa basura neoliberal, capitalista, que de una u otra forma se hicieron multimillonarios defraudando a la nación.

2. Sin embargo el presidente López Obrador –que no es cobarde- tiene miedo a destapar el fascismo caliente, encabezado por los conservadores de derecha del PAN, los empresarios y los medios de información (TV, radio, prensa), que exigirían la intervención de los EEUU mediante la acusación de “dictador”. ¿De dónde viene esa palabra de “dictador” que se ha aplicado contra Fidel Castro, Hugo Chávez, Nicolás Maduro, Rafael Correa o Evo Morales y cualquier gobernante que no se deje manipular por empresarios capitalistas y el imperio yanqui? López Obrador, al aplicar programas contra gobiernos anteriores, comenzó a recibir el calificativo de “dictador”.

3. El pasado domingo 5, esa clase empresarial y el PAN llevaron a la práctica una manifestación pidiendo “la renuncia de López Obrador”; sin embargo, con la asistencia de cinco mil personas, en una avenida donde marchan siempre protestas de 50 mil a 500 mil, estos ricos conservadores demostraron un profundo fracaso; deben estar llenos de rabia y vergüenza. Sin embargo, nunca la fuerza de la derecha (aunque habría que recordar las concentraciones de Hitler y Mussolini en los tiempos fachos). La derecha mundial funciona muy bien con el imperio, el FMI, el BM, OTAN presionando en los préstamos, pago de intereses, amenazas de invasión.

4. Hace unos días el presidente López Obrador se opuso de manera contundente al llamado “Plan Mérida” firmado en 2007 en Yucatán por los presidentes asesinos de EEUU, George Bush, y de México, Felipe Calderón (Ha sido una repetición del “Plan Colombia” 1999 de Pastrana y Clinton) para rearmar al ejército contra el pueblo con todo tipo de armas y helicópteros. Ese mismo día de la firma encarcelaron en Mérida a 60 estudiantes que protestaron, que protestábamos, en las calles. López Obrador pide con toda justicia que los miles de millones del Plan Mérida se conviertan en dinero para producción y empleo pacífico para México. ¿Y las armas yanquis?

5. Hice el planteamiento en un artículo borrado por la computadora: Que ante las diferencias planteadas desde la izquierda por el EZLN, la CNTE, grupos como EPR, el de Sicilia y otros, que Morena conforme una comisión con Bartra, Taibo, Dussel (que conocen la problemática y no tienen cola que les pisen), para analizar, discutir y proponerles su participación contra la derecha conservadora. Cómo diría Mao, son grupos contrarios, pero no antagónicos; a diferencia de los neoliberales y capitalistas que buscan acabar con quienes mantienen posiciones de clase trabajadora. Pienso que un diálogo fundamentado permitiría unir ideas y conocer posiciones.

6. La poderosa clase dominante mexicana le dio tres meses de “gracia” a López Obrador para conocer lo que haría en el gobierno; a partir de marzo, al ver que AMLO se ha ido consolidando –sobre todo con sus “conferencias mañaneras” de hora y media donde informa con detalle de cada uno de los problemas que debe enfrentar denunciando la situación de desastre y corrupción en que le dejaron el país en los últimos 30 años- entonces sus enemigos “los conservadores, derechistas y corruptos”, se han reorganizado y reiniciado su campaña por tirarlo de la Presidencia. La ofensiva contra el presidente es descarada y brutal.

7. Lo que siempre había que recordarle a López Obrador es su frase de “primero los pobres” muy parecida al grito de los maestros de la CNTE: “Educación primero al hijo del obrero; educación después al hijo del burgués”. Es que expresa con toda nitidez la justicia socio/económica por la que ha luchado más de un siglo el pueblo mexicano. El gobierno de López Obrador va bien, pero no tiene por qué aflojar el paso otorgándoles confianza a los enemigos, que no adversarios. ¿O podrá olvidarse un instante que la población ha votado por un cambio verdadero y no trabajar por ello es una traición?

https://pedroecheverriav.wordpress.com