Dos bocas se construirá: AMLO; será  más pequeña y producirá menos

0
359
  • El presidente reiteró que el proyecto a ejecutarse en Tabasco, estará listo en tiempo y forma
  • La mejor alternativa sería usar estos recursos en otro tipo de proyectos, como exploración y producción petrolera o infraestructura para distribución de energéticos.

El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró la mañana de este viernes que la refinería en Dos Bocas, Tabasco se va a construir, pese a las críticas emitidas por sus opositores este jueves, cuando anunció que la licitación del proyecto se declaró desierta y la construcción correrá a cargo de la Secretaría de Energía (Sener) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

La decisión del gobierno federal provocó reacciones desfavorables de la calificadora Moody’s y gremios empresariales como la Coparmex, quienes pidieron al presidente reconsidere su decisión.

«No les gusta que cambie la política económica», dijo durante su conferencia de prensa matutina. «Se oponen porque no les gusta que cambie la política económica, como está sucediendo, pero vamos a hacer la refinería en tiempo, en forma y de acuerdo al presupuesto», agregó.

Sin embargo, el proyecto a cargo del gobierno federal será más pequeño que el contemplado originalmente, pues generará  170 mil barriles diarios, la mitad de la estimación original y en vez de una refinería, se construirán dos más pequeñas, la segunda de ellas, dependerá de los tiempos y recursos disponibles, explicó El Universal en una investigación publicada esta mañana.

El nuevo proyecto estima concluir en mayo del 2022 y tendrá un costo máximo de 8 mil millones de dólares. Por ello, edificará la refinería en dos fases. De acuerdo con el Plan de Ejecución que será presentado la próxima semana, la primera etapa iniciará el 2 de junio para refinar petróleo crudo (aceite pesado), con tecnología de punta y capacidad de alta conversión para procesar crudo Maya y emitirá 85 mil barriles diarios de gasolinas y 50 mil barriles de diesel.

La segunda refinería dependerá de recursos disponibles y tiempos de entrega y que tentativamente Pemex fungirá como administrador del proyecto, bajo la dirección de Sener, pero licitará la construcción con contratistas.

Los trabajos tendrán que realizarse en 42 meses, para cumplir con la entrega programada para mayo de 2022, aunque el periodo se irá ajustando conforme los avances y para este año, el proyecto dispondrá de 50 mil millones de pesos, además Pemex comprará todos los equipos para obtener ahorros de entre 18% y 22%.

Las críticas al proyecto

Este jueves, la calificadora Moody’s y el embajador de la Unión Europea, Klaus Rudischhauser, cuestionaron la forma en que el gobierno federal resolverá la ejecución de la obra. De acuerdo con la calificadora, la determinación presionará más a las finanzas del gobierno, especialmente de Pemex.

“Además, la supervisión del proyecto suma una tarea más para el equipo directivo de Pemex, que ya se encuentra luchando por frenar la caída en la producción de crudo y mejorar las refinerías existentes”, reflexionó el analista líder de Pemex en Moody’s, Peter Speer.

Esto implica otros riesgos como elevar el riesgo de retrasos y sobregiros de costos que pueden sumar más presión a las finanzas de la empresa. El experto explicó que aunque el gobierno hizo estimaciones optimistas sobre el desempeño de la petrolera para este año, la refinería será un proyecto poco rentable, por su riesgo para las finanzas públicas.

Por ello, la mejor alternativa sería usar estos recursos en otro tipo de proyectos, como exploración y producción petrolera o infraestructura para distribución de energéticos.

Por su parte, el embajador de la Unión Europea en México, Klaus Rudischhauser, opinó que la construcción de la refinería no manda una buena señal a las empresas internacionales que buscan participar en los grandes proyectos de infraestructura de esta administración.

Por ejemplo en obras como el Tren Maya, el tren transístmico y la infraestructura para generar hidrocarburos. Reiteró que es fundamental contar con licitaciones internacionales claras. Por su parte, López Obrador no descartó participación de iniciativa privada nacional y extranjera en otras licitaciones, siempre y cuando “nos mantengamos en los límites en precios, y si no se ajustan, será de manera directa”.