Análisis semanal: 13 de mayo

0
335

Sin duda, la nota de la semana pasada tuvo que ver con el proyecto de la refinería de Dos Bocas. Contra la opinión de expertos, incluso del rechazo a participar de empresas de la iniciativa privada que no ven posible llevar a cabo la obra en los tiempos y al costo solicitado por el ejecutivo federal, el presidente López Obrador anunció que la obra va y que los encargados de hacerla realidad serán la Secretaría de Energía y Pemex, con lo que queda mucho material para analizar.

Lo primero que se tiene que ver, es la manera en que el titular del ejecutivo se empeña en sacar adelante sus proyectos. Algo que sería digno de reconocer en otras circunstancias, ahora muestra una faceta preocupante del presidente, pues son muchas las voces que indican que se trata de una obra poco viable, que no se construirá en el lapso prometido, mucho menos en el costo indicado, además de que con esto se desechan otras opciones que han sido planteadas.

Ni hablar del momento actual en el que el mundo analiza otras opciones en materia de energía diferentes al petróleo, algo que en México se ha dejado de lado.

Pero no hay que perder de vista que el proyecto lopezobradorista pasa por contar con una empresa petrolera que sea la locomotora del desarrollo nacional, lo cual sería deseable si no fuera porque Pemex es una de las empresas –sino es que la que más– endeudada del mundo, atrasada tecnologicamente y sin un plan de negocios que genere confianza entre calificadoras y empresarios.

Así, se ve muy complicado que esta idea del presidente –y con ella todo su proyecto– puedan legar a buen puerto.

Lo segundo tiene que ver con algo que en la pasada campaña presidencial se quiso vender como un atributo de López Obrador, algo que en su momento se vendió como perseverancia, pero que ahora puede volverse uno de sus mayores defectos: la necedad.

En otros momentos, como cuando se enfrentó a Jorge Ramos, se vio a un presidente insistiendo en que tenía la razón, a pesar de que los datos no le ayudaban a probar su punto. En otras ocasiones, evade contestar o reconocer que está equivocado y, como en el caso de la refinería, todo acaba en una promesa de que los propuesto se hará realidad.

Será el tiempo el que, finalmente, acabe por poner a todos en su lugar, incluido el presidente López Obrador.

El meme de la semana

Ecos del 10 de mayo.

La imagen de la semana

Conferencia de prensa en la que se informa que la SENER y Pemex se harán cargo de la construcción de la refinería de Dos Bocas.

Las renuncias

Luego de la discusión acerca de la veracidad de la versión que apuntaba a una renuncia de Alfonso Romo en la oficina de la presidencia, lo que queda es la duda de cual es la razón de que este tipo de notas estén circulando con insistencia.

Antes conocimos de presuntas renuncias de Olga Sánchez Cordero, de Marcelo Ebrard, de Alejandro Gertz, de Jesús Ramírez Cuevas, así como apuntes que indicaban cansancio de Carlos Urzúa, así como de otros colaboradores, aunque la única salida ha sido la de Santiago Levy de Turismo.

Así que, por un lado, se debe ver a quien beneficia la salida de alguno de los mencionados, además de confirmar el dato de que muchos miembros del gabinete son continuamente maltratados por el presidente, algo que pese a los desmentidos parece que es el único dato cierto en esta historia.

@CronicadePoder