Iceta el guardián del 155

0
93

Pablo Sebastián

Astuta jugada de Pedro Sánchez la de ofrecer al líder del PSC, Miquel Iceta, la Presidencia del Senado. De esa manera Iceta abandona el entorno cada vez más asfixiante del soberanismo catalán, al que empezaba a sucumbir con los presos del procés, llegando incluso a decir, hace unas semanas, que antes de 10 años en Cataluña se podría llegar a un acuerdo sobre el derecho de autodeterminación, lo que tuvo que rectificar.

Ahora Iceta se integrará en la cúspide de una de las Instituciones más altas del Estado y empezará a conocer el resto de España desde la presidencia del Senado, la Cámara alta y territorial, comprometiéndose con el día a día de la vida nacional y acercándose desde ahí a una nueva visión del país.

Otros dirigentes del PSC ya habían sido vicepresidentes y ministros del Gobierno de España pero nunca habían ocupado la presidencia del Senado. La Cámara que tiene el mandato constitucional para la aplicación, en caso de violación de la legalidad, en una Comunidad Autónoma del artículo 155 de la Constitución, como ocurrió en Cataluña en el otoño de 2017 tras la proclamación de la independencia el 27-O.

De manera que Iceta, que siempre se mostró contrario a la aplicación del 155, ahora tendrá las llaves de esa decisión que corresponde al Senado. O puede que incluso, si la crisis catalana se desboca, él deberá impulsar la aplicación del 155 con el apoyo de la mayoría del Senado.

Para Iceta, que obtuvo en Cataluña un buen resultado en los comicios del 28-A, su nuevo cargo constituye un importante ascenso político por cuanto pasa de portavoz del grupo socialista del parlament a presidir una Cámara nacional.

Y puede que su marcha no sea una buena noticia para el soberanismo de Cataluña que había comenzado a influir mucho en Iceta. Ahora bien que se cuide y mucho Iceta en hacer desde la presidencia del Senado, donde ha de guardar la Constitución y la imparcialidad, declaraciones a favor de ámbito separatista y golpista catalán porque ello provocaría en España un problema nacional.

El nuevo guardián del 155 tiene que ser sobre todo el guardián del marco legal y Constitucional. Con estas premisas Miquel Iceta abandona Barcelona y se instala en Madrid, al mismo tiempo que lo hará la portavoz de Cs en el parlamento catalán Inés Arrimadas que a partir de ahora se va a incorporar desde los escaños de Cs en el Congreso de los Diputados a la política nacional.