Gobierno de Mancera dio beneficios adicionales a estadio de los Diablos

0
478
  • El permiso indica que el equipo adquiere derechos para su uso, aprovechamiento y explotación del estadio y al término del mismo, que puede tener dos prórrogas y un tiempo máximo de 30 años
  • Tanto el Indeporte como la Secretaría de Finanzas desconocían en qué se había invertido al menos 118 millones de pesos en el periodo de construcción

El gobierno de la Ciudad de México ayudó a financiar la construcción y mantenimiento del recién inaugurado estadio de beisbol Diablos Rojos de México, en la Ciudad Deportiva de la Magdalena Mixhuca. Luego que recursos que debieron ingresar a la administración pública capitalina, fueron utilizados en la misma obra.

Además, el inmueble será utilizado, aprovechado y explotado por la directiva del conjunto escarlata por 10 años y con opción a unos 20 más, señala el Permiso Administrativo Temporal Revocable (PATR), la única contraprestación que se plasmó en el documento es la edificación y mantenimiento de las instalaciones en un terreno del gobierno capitalino con una justificación de gastos de inversión mínima anual de 29. 5 millones de pesos.

De acuerdo a una investigación publicada en El Universal, entre noviembre de 2015 y diciembre de 2018, el Centro Deportivo Alfredo Harp Helú reportó gastos por 2 mil 705 millones 646 mil 854.89 pesos, de acuerdo a un reporte del Instituto del Deporte de la Ciudad de México (Indeporte).

En el permiso se indica que el centro deportivo no adquiere derechos de propiedad sobre el inmueble, sino únicamente “para su uso, aprovechamiento y explotación” y al término del mismo, que puede tener dos prórrogas y un tiempo máximo de 30 años, el estadio será devuelto al gobierno.

El reportaje asegura que tanto el Indeporte como la Secretaría de Finanzas desconocían en qué se había invertido al menos 118 millones de pesos en el periodo de construcción, el primero entregó una lista de conceptos y montos que le proporcionó el Centro Deportivo Alfredo Harp Helú como parte de la contraprestación.

Estos trabajos incluyen la construcción como cimentación de pilotes, tapiales de seguridad, butacas, estudios de mecánica de suelo, licencias de construcción, medidas de mitigación, sin especificar cuáles, acometidas eléctricas ante la Comisión Federal de Electricidad (CFE), telefonía, salarios, impuestos, seguridad social, así como servicio de consultoría como auditorías y servicios legales.

También incluyeron la compra de camisetas promocionales, que de paso tuvieron un costo de 34 millones 808 mil 573.93 pesos, la filmación de un documental, así como reembolsos por desayunos, estacionamiento, una corona funeraria y por comidas con contratistas de la obra.

Al respecto, el extitular del Indeporte, Horacio de la Vega, aseguró que los 118 millones de pesos forman parte de los más de 2 mil millones de pesos que han pagado los permisionarios para alzar el estadio, en un pago en especie y que durante su gestión en el Instituto, todos los recursos fueron fiscalizados y auditados y en caso de haya habido observaciones, en su momento se solventaron adecuadamente.

Sobre la figura del PATR, el ex funcionario dijo que quien estableció el mecanismo de la contraprestación fue Patrimonio Inmobiliario  y en la elaboración del avalúo ayudó el Colegio de Ingenieros. Por lo que este permiso, además de pagarse en especie, es que aquí se trató de una construcción desde el origen, porque no existía la infraestructura del estadio.

“El acuerdo con Alfredo Harp, es que la inversión la haga él al 100% y que esto beneficiará al Gobierno de la Ciudad de México al 100%, pues no invirtió un sólo peso en el estadio, el señor Harp hace la inversión y el patrimonio inmobiliario se incrementó”, dijo.

Por su parte, el presidente de los Diablos Rojos de México, Othón Valenzuela, dijo que el equipo cumplió  cabal y puntualmente con todo lo establecido en los permisos.