Magníficos pretextos para la nueva campaña de Trump

0
109

MRS. ROBERTA JACOBSON, EXEMBAJADORA DE EUA EN MÉXICO:

+Estoy ante la muralla que divide todo lo que fue de lo que será. @nanis matatena

CIUDAD DE MÉXICO.- Si por alguna razón se levantara una encuesta de opinión en México sobre lo que significó el fin de su cargo como embajadora de su país en el nuestro, tenga usted, señora Robertson, la seguridad de que le fascinarían los sentimientos que van de la simpatía, al afecto, al cariño, para luego caerse y volverse entre nostalgia y tristeza…

Le podría asegurar, además, que a la pregunta: ¿Qué considera que le provocó ese sentimiento por la embajadora Robertson?, la respuesta generalizada se parecería mucho a que: “porque cuando veía sus fotografías, sentía que ella sí quería a México y a los mexicanos”…

Usted vivió, embajadora, los meses pegajosos, malolientes y sucios que a México le significó la campaña presidencial de Donald Trump, quien no dejó de insultar al país y, por ende, a la Nación mexicana, simplemente —a mi juicio— porque consideró que debía crear un ogro en la mente de los electores, al que él estuviera decidido y preparado para destrozarlo y liberarlos a ellos del peligro que les significamos; este verbo lo escribí en tiempo presente porque, como usted ve, seguimos significándole el ogro perfecto para asegurarle otro triunfo como el primero que nunca creyó que podría alcanzar.

Y ahí está su presidente, señora Robertson —perdóneme si considera que le estoy ofendiendo; no es, obviamente, mi intención—; ahí está inflando otra vez al ogro con el problema de los migrantes centroamericanos que, pobre gente, no tienen otro futuro que el de abandonar sus países porque vivir en ellos es vivir muertos y Trump es un individuo para quien lo único que en el mudo vale son los valores que solo el dinero y la riqueza pueden generar.

¿Cree usted que los soldados mexicanos que supuestamente apuntaron al otro lado de la frontera a sus iguales, pero estadunidenses, lo habrían hecho con la intención de presionar los gatillos de sus armas sabiendo perfectamente que en el segundo siguiente acabarían acribillados?

Mucho lamento, embajadora, que del lado mexicano oootra vez se le haya dado alguna suerte de pretexto a Trump para alimentar su narcisista odio contra México. Lamento además que mi Presidente se haya visto obligado a declarar su disposición de presentar disculpas al suyo por esa idiotez que ignoro si existe alguna imagen que pudiese probar algún movimiento del o de los soldados mexicanos presuntos autores de tan estúpida diversión que no estoy ni seguro ni —menos— convencido de que fue real.

Supongo que la tropa que va a la frontera para resguardarla, recibe algunas instrucciones sobre el comportamiento que debe mantener en todo momento. Por otra parte, se publicó por ahí que los soldados estadunidenses habrían estado dentro o fuera de un vehículo que ninguna relación habría tenido con sus funciones de vigilancia.

Lo que haya sido estoy de acuerdo con Trump en que mejor no vuelva a suceder, si así efectivamente ocurrió.

De mi parte, quiero asegurarle a usted que la casi totalidad de sus compatriotas tendrán siempre el respeto y la buena voluntad de los míos…

Gmail.com: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com