ISSSTE al borde de la quiebra; peligra su capacidad de operar

0
129
  • Sus estados financieros tienen un déficit de 10 mmdp que limita su capacidad de operar
  • Autoridades del organismo investigan desfalco y denuncian ante el Senado discrecionalidad en las compras

El Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) está ante una inminente “quiebra financiera” para el mes de julio, debido a un déficit que ronda los 10 mil millones de pesos, informó ante el Senado su director de Administración, Pedro Zenteno Santaella.

“En 2018 resulta que el pasivo sube casi 10 mil millones, ese es un tema terrible. Se dejó de darle recursos al instituto, no quiero pensar mal, que haya sido por el periodo electoral, esa es la quiebra financiera de nuestro instituto y prácticamente vamos con problemas para operar hacia el mes de julio”, expresó.

Al comparecer ante la Comisión de Salud de la Cámara Alta, el responsable del ISSSTE detalló que viven una situación “complicada, grave”, porque el gasto de operación del instituto es de 80 mil millones de pesos al año, “sólo de capítulo mil tenemos 43 mil millones”, y acusó que esto se debe a que el pasivo se hizo sin presupuesto y generó un “daño patrimonial”.

“Actuaremos conforme la ley, porque no podemos actuar en contra de nuestro instituto, el cual tiene inmuebles de 40 a 50 años, y entonces no podemos permitir que se haya llevado el instituto a la quiebra financiera, y hay responsables, en su momento lo haremos saber, hay elementos para hacerlo”, aseguró.

El funcionario federal refirió que al instituto le “urge” una inversión líquida de recursos, así como la amortización de los gobiernos estatales y las secretarías a sus deudas, pues el déficit acumulado del Instituto alcanza 22 mil millones de pesos.

“No hay una ampliación líquida. Estamos aplicando la austeridad a todo lo que da, ahorramos alrededor de mil millones por año, serían 6 mil millones, pero todavía nos restaría para sacar adelante a nuestro instituto”, indicó.

Además, señaló que hay discrecionalidad en las compras, por ejemplo, en el Hospital 20 de Noviembre hay un antibiótico fungicida que se compra por 2 mil 640 pesos, y en el área central lo compraron en 208 pesos, hay una diferencia de mil 168% más caro en el 20 de Noviembre, “nos parece que necesitamos centralizar, controlar, poner orden”, reflexionó.

Por su parte, el titular de la Unidad de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud (Ssa), Pedro Flores Jiménez, sostuvo que para atender la alta demanda en hospitales especializados se requieren más de 10 mil millones de pesos.

Añadió que además va en aumento la demanda de servicios como el mantenimiento a las instalaciones y equipo, así como del personal, por lo que el presupuesto anual debería incrementarse año con año, en lugar de disminuir o estancarse.