Claudia parte a los morenos

0
66

Tras enviar una polémica iniciativa, a fin de que los magistrados que ella proponga en el Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México puedan ser vitalicios, Claudia Sheinbaum dividió no sólo al Congreso capitalino, sino a la fracción de Morena.

A mitad de semana la jefa de Gobierno pidió a los legisladores reformar la Ley Orgánica del citado tribunal, a fin de eliminar la cláusula que obliga a los magistrados a retirarse al cumplir 70 años de edad.

El argumento que expuso la funcionaria es que el porcentaje de las personas mayores se va incrementando en el país, y que, gracias a los servicios de salud, llegan en plenitud, por lo que la edad no debe ser limitante para realizar un trabajo digno.

En eso Sheinbaum tiene toda la razón, pero la trampita que quiso hacer fue limitar este beneficio solamente para los magistrados que se nombren de ahora en adelante —que, casualmente, le tocan a ella—, y que los actuales sí dejen el cargo por edad.

De eso se dio cuenta el perredista Jorge Gaviño, a quien no se le va una —lo ha de odiar la jefa de Gobierno—, y de inmediato dijo en tribuna que la iniciativa era discriminatoria, pues no beneficia a todos los magistrados viejitos, sino sólo a los que lleguen en adelante.

Si se aprobara esa ley, que está siendo analizada en la Comisión de Administración de Justicia que preside el moreno Eduardo Santillán, quien es catedrático en la Facultad de Derecho de la UNAM, generaría un caos por la lluvia de amparos que produciría

En primer lugar, porque la Constitución General de la República señala que ninguna ley será retroactiva, a menos que beneficie a los implicados, y los magistrados que se vieron obligados a renunciar por edad podrían ampararse para recibir los nuevos beneficios.

Es decir, se les tendría que devolver el cargo si demuestran estar física y mentalmente bien; el problema es que los lugares que tuvieron que dejar ya están ocupados por otros magistrados, a los que no se les podría exigir que dejaran las plazas.

En la actualidad, hay dos magistrados en proceso de retiro que están por cumplir 75 años, pues, cuando ellos asumieron, ésa era la edad límite; y cinco cercanos a los 70, como lo marca la actual ley, que serían los primeros en ampararse.

La advertencia del diputado Gaviño, acerca de que si se aprueba esta iniciativa tal como la manda Sheinbaum generaría un caos administrativo y jurídico, dividió hasta a los propios morenos, que dudan en apoyarla.

Las apuestas son, doble contra sencillo, que la iniciativa será rechazada.

CENTAVITOS

Por cierto, la intentona de Claudia tiene que ver con su retraso de un mes para proponer ocho magistrados de la Sala Anticorrupción del Tribunal Administrativo, que, todos dicen, se debe a que quiere que le autoricen proponer a un viejito, y todo porque ahí quiere meter al exprocurador capitalino Bernardo Bátiz, como premio de consolación porque se quedó en el camino para la Fiscalía General de la Nación, pero no se va a poder.