Borrón y cuenta nueva: ahí viene el lobo…

0
291

De todas las promesas de Morena y Andrés Manuel López Obrador a los tabasqueños, el “perdón” a la deuda histórica de 10 mil millones de pesos que mantienen al menos 500 mil familias con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), es la más antigua.

Por eso, no puede decirse que el presidente está cumpliendo con lo ofertado en campaña hasta que no se concluya el problema con la empresa productiva del Estado que empezó en 1995, luego de que AMLO reclamara fraude en las segundas elecciones para gobernador de Tabasco en que participó, aquella vez cayendo ante el priísta Roberto Madrazo Pintado.

El ofrecimiento a sus paisanos de no pagar lo que han consumido de luz durante casi un cuarto de siglo viene desde los comicios de 2006, año en que se empezó a abanderar políticamente la causa.

Fue en 2012 cuando el borrón y cuenta nueva se convirtió en la principal oferta de la izquierda, y a ello se comprometió por escrito y el PRD y su candidato a la Quinta Grijalva, Arturo Núñez Jiménez.

Esa promesa, como muchas otras, no la cumplió Núñez, que poco tiempo después de llegar al poder se desatendió de su coterráneo López Obrador para sumarse al núcleo del presidente Enrique Peña Nieto.

Hoy han trascurrido casi cinco meses de la administración de López Obrador y casi cuatro del gobierno de Adán Augusto López Hernández y el ‘borrón y cuenta nueva’ sigue atascado en la oficina de Manuel Bartlett Díaz, director general de la CFE.

En una entrevista de radio ofrecida ayer, el mandatario estatal sostuvo que “por un trámite burocrático” está frenado el acuerdo con la CFE para firmar el ‘borrón y cuenta nueva’, así como la nueva tarifa preferencial 1F, que es la más baja del mercado.

El ejecutivo escaló su discurso contra la Comisión al afirmar que su administración no suscribirá ningún acuerdo que no contemple la condonación de los pasivos y la mejor tarifa que hay en el país.

“Aunque pareciera que son dos vías distintas, es una sola manera de solucionar el problema: si tenemos una tarifa más baja pero no solucionamos el ‘borrón’, no sirve de nada, y viceversa”, expuso.

Yo no voy a comprometer a los tabasqueños a un borrón y cuenta nueva, dijo, si no se nos da la tarifa más baja, que es la 1F.

Reveló que ya hay un “preacuerdo” con Manuel Bartlett que se encuentra frenado por un asunto de trámite.

También, señaló, en el caso de las tarifas ya se convino.

La diferencia, apuntó, es que “querían que aplicáramos desde enero el ‘borrón y cuenta nueva’, eso quiere decir que alguien tendría que pagar enero, febrero, marzo y abril”, pero el gobierno estatal no tenía por qué subsidiar eso.

“En todo caso, con una tarifa distinta, prorrateemos el adeudo de esos meses entre los usuarios; estamos afinando todos los días, se está trabajando con CFE ajustando los puntos finos; habrá un acuerdo, sin duda; yo ya no quiero dar una fecha”, subrayó.

Está cada vez está más cerca el acuerdo para resolver un problema que se tasa en diez mil millones de pesos, aunque aún no hay una fecha probable para que Bartlett estampe su firma en el documento que esperan con ansias por lo menos medio millón de familias tabasqueñas.

PARA SU INFORMACIÓN…

1) SI SE CONFIRMA que Morena perdió en la mayoría de las delegaciones municipales, se requerirá de la autocrítica de quienes aún viven la borrachera del holgado triunfo electoral del 1 de julio.

2) LA REUNIÓN DEL alcalde de Centro, Evaristo Hernández Cruz, con la directiva estatal y municipal del PRI va en el sentido de la visita que le hizo el 6 de marzo pasado el secretario de Gobierno, Marcos Rosendo Filigrana, al presidente en la entidad del Revolucionario Institucional, Pedro Gutiérrez.

@RodulfoReyes