Otra promesa incumplida: Copago sanitario

0
125

El Partido Popular, después de incumplir sus promesas electorales de que no subiría los impuestos -ni el IRPF, ni por supuesto el IVA-, ha empezado a traspasar, por lo menos en la Comunidad de Madrid, otra de las líneas rojas que ha venido defendiendo hasta ahora: el llamado copago sanitario.

En contra del copago sanitario se han manifestado el propio presidente del Gobierno Mariano Rajoy en una entrevista con la directora de informativos de Antena 3 Televisión, Gloria Lomana en noviembre de 2011 y en el Parlamento en marzo de 2012; la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal en una entrevista con Susana Griso en noviembre de 2011, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, en marzo de este año y la propia Esperanza Aguirre en febrero de 2011.

El nuevo presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, en contra del criterio de su antecesora Esperanza Aguirre, que estuvo manteniendo que mientras ella estuviese en el cargo no habría ningún tipo de copago, y en contra de su propio partido, que sigue estudiando recurrir el copago de un euro por receta en Cataluña, aprobado por el Gobierno de la Generalitat, ha decido que desde el próximo mes de enero se pagará también en la comunidad madrileña un euro por receta.

Establecido el copago farmacéutico, que por primera vez en España obliga a todos los ciudadanos y también a los pensionistas a pagar por sus medicinas, de acuerdo con unos baremos de renta (los pensionistas pagan entre ocho y sesenta euros), ahora se añade el euro por receta justificado por el presidente de la comunidad madrileña como medida disuasoria y no recaudatoria, ya que se pretende «incentivar un uso más eficiente de los medicamentos».

La medida del presidente madrileño con estos nuevos recortes para ahorrar en los Presupuestos de la Comunidad para 2013, que ha producido sorpresa en el propio Ministerio de Sanidad -que estudia la posibilidad de recurrir la norma, igual que lo está estudiando para el caso de Cataluña- viene acompañada de decisiones que provocarán inevitables polémicas como la externalización de los servicios hospitalarios que, hasta ahora, eran de titularidad pública y que cederá a empresas privadas.

De esta forma, empresas privadas tomarán el control de seis nuevos hospitales: Infanta Leonor en Vallecas, Infanta Sofía en San Sebastián de los Reyes, Infanta Cristina en Parla, Hospital del Henares, del Sureste y del Tajo. Hay que recodar que también son administrados por empresas privadas los Hospitales de Móstoles y Torrejón.

Igualmente, imitando el modelo catalán, se quiere externalizar, también, la gestión de cuarenta centros de salud de la Comunidad que serán administrados por cooperativas de médicos, lo que en Cataluña se denomina EBA (Entidades de Base Asociativa) y que son empresas (sociedades limitadas) constituidas total o parcialmente por profesionales sanitarios que establecen una relación contractual con el servicio público de salud para ofrecer servicios sanitarios a cambio de una financiación.

Por otra parte, según información de la Mesa sectorial de Sanidad de Madrid, la Comunidad ha decidido cerrar, entre el 1 de Noviembre y el 1 de Enero, los Centros de Salud de Alcobendas, Aranjuez, Arganda, el Centro de Especialidades de Arguelles-Quintana y el Centro de Especialidades de Pontones.