LEGALIZACIÓN DE MARIHUANA EU, REPLANTEARÁ LUCHA ANTIDROGAS

0
95

CAFÉ PARA TODOS

RECONOCE LA SOCIEDAD DE GEOGRAFÃ A DE CHIAPAS AL DOCTOR FERNÃ N PAVÃ A FARRERA

El resultado de las elecciones en Estados Unidos sin duda alguna obliga a replantear las políticas en todo el planeta, incluido México, porque no sólo estuvo en juego el cargo de presidente de ese país. Junto con la victoria de Barack Obama, 2 estados norteamericanos votaron a favor de la legalización de la marihuana «con fines recreativos». Esas entidades se suman a los otros 17 estados donde ya es legal ese estupefaciente «con fines medicinales».

La decisión adoptada por los ciudadanos de Colorado y Washington el pasado martes pone en un serio predicamento a México y otros países latinoamericanos que han pagado una costosísima factura -en vidas humanas, sobre todo, pero también económica-, para evitar que la marihuana y las drogas duras -heroína, cocaína y anfetaminas-, traspasen la frontera con Estados Unidos.

En el mismo territorio estadounidense, el gobierno federal se verá obligado a modificar sus leyes para que no choquen con las normas locales. Con el triunfo del «sí» a la producción, distribución y consumo de marihuana en Colorado y Washington en sendos referendos efectuados junto con la elección del «supermartes» pasado, la venta de marihuana será regulada en tiendas especializadas y estará a la venta para mayores de 21 años, que podrán poseer hasta 28.5 gramos sin incurrir en un delito.

Colorado aprobó el consumo de cannabis con el 54 por ciento a favor y el 46 en contra, mientras en Washington el respaldo a la medida ascendió al 55 a favor y el 45 en contra. Según los defensores de la Iniciativa 502 (I-502) la venta de marihuana para «uso recreativo» podría contribuir a que las leyes sobre las drogas «sean más razonables, evitaría miles de arrestos cada año y permitiría recaudar grandes cantidades de dinero para financiar escuelas, salud pública y servicios básicos.

Este nuevo panorama sobre la legalización gradual de una de las drogas más «inofensivas» según algunos de sus defensores -se alega que es menos dañina que el cigarro, aunque se pasa por alto que a diferencia de éste puede ser la antesala para el uso de drogas «duras»-, puso en aprietos a México, Colombia y varios países centroamericanos.

No es extraño que a menos de una semana de las elecciones estadounidenses, se convocara a una reunión de gobernantes de México y Centroamérica, a la que concurrieron las autoridades de Costa Rica, Honduras y Belice, donde se llamó a revisar «a profundidad» el impacto que tendrá la legalización de la marihuana en algunos estados de Estados Unidos, para replantear la lucha antidrogas en la región.

El presidente Felipe Calderón, el primer ministro de Belice, Dean Barrow, y sus colegas de Costa Rica Laura Chinchilla y Honduras, Porfirio Lobo, suscribieron el documento «sobre el fortalecimiento de la cooperación contra la delincuencia organizada transnacional» en el cual se considera «inaplazable revisar el enfoque mantenido hasta ahora por la comunidad internacional en materia de drogas».

Además, se exhorta a los países consumidores a «explorar todas las alternativas posibles para eliminar las ganancias exorbitantes de los criminales».

Calderón afirmó que el aval al uso recreativo de la marihuana y la legalización de su producción, consumo y distribución es «un cambio paradigmático en el interior de Estados Unidos» respecto al régimen prohibicionista vigente en el resto del mundo. En otras palabras, lo que los gobernantes de la región quisieron decir es que no pueden seguir poniendo los muertos mientras los gringos toleran a los drogadictos.

Por ello, en la declaración se pide a la Organización de Estados Americanos, conforme al mandato otorgado en la Sexta Cumbre de las Américas, presentar a la brevedad los resultados del Estudio Hemisférico sobre Drogas, incorporando el análisis del impacto en los países de nuevas políticas.

La declaración respaldó la celebración a más tardar en 2015 de una sesión especial de la Asamblea General de las Naciones Unidas sobre el problema mundial de las drogas con el objetivo de evaluar los logros y las limitaciones de las políticas actuales para enfrentar el problema mundial de las drogas.

HACERSE DE LA VISTA GORDA ANTE TRÃ FICO DE MARIHUANA

Se trata de un documento redactado en cuidadosos términos políticos y diplomáticos, pero si los mandatarios hubieran querido ser más francos y emplear el lenguaje llano de las personas comunes quizá debieron haber señalado que de hoy en adelante van a tener que hacerse «de la vista gorda» ante el tráfico de marihuana.

De nada sirve que los soldados, marinos y policías mexicanos arriesguen el pellejo al enfrentarse a balazos a los traficantes para incautar un cargamento de marihuana, mientras en Estados Unidos ya lo están esperando los agentes aduanales para trasladarlo en contenedores a los centros legales de distribución.

Lo cierto es que, como dicen algunos conocedores, el mundo, pero sobre todo el continente entró en una tendencia irreversible hacia la despenalización -tal vez «legalización» sea un término menos apropiado- de las drogas, empezando por la marihuana.

México deberá entrar en una especie de período de transición, una especie de limbo, que hará que el tráfico de marihuana sea permitido, mientras se combate únicamente el de heroína, cocaína, anfetaminas y otras drogas fuertes.

Es probable que cuando se realicen nuevas votaciones en el vecino país del norte, muchos otros estados se sumarán a la «ola verde» y avalarán tanto el uso recreativo como medicinal de la marihuana.

El gobierno mexicano se coloca en una situación embarazosa porque ha abrazado con una vehemencia que ni siquiera los estadounidenses han adoptado, la lucha antidrogas y ahora se pregunta, como una conocida melodía ¿ y todo para qué? Porque desde ahora, las fuerzas estadounidenses como el FBI se enfrentan a la paradoja de tener que combatir el consumo de una droga que está prohibida a nivel federal pero permitida a nivel local.

El problema es ¿qué hacemos con el mundo entero? Porque sólo unos pocos lugares como Holanda y Portugal permiten el consumo recreativo de la marihuana o no sancionan a quienes la fumen, aunque lo paradójico sea que al menos los países nórdicos están dando vuelta atrás y penalizar nuevamente el consumo de drogas, porque los costos sociales han sido muy altos.

Y resulta que la Organización de las Naciones Unidas, cuyos mandatos tienen fuerza de ley entre sus miembros, tiene clasificada a la marihuana como una droga tan peligrosa como la cocaína.

En fin, por eso es que los gobernadores de Nuevo León, Rodrigo Medina de la Cruz, Sinaloa, Mario López Valdéz, y Michoacán Fausto Vallejo, se pronunciaron estos días por analizar la estrategia de combate al narcotráfico, que ha cobrado miles de muertes y altos niveles de violencia.

Medina se pronunció a favor de explorar de combate al narcotráfico y la posible regulación, legalización o elaborar un padrón de consumidores de cannabis. «Tenemos que hacer una seria reflexión de la estrategia del combate a las drogas, porque hasta este momento nadie nos ha podido decir que con esta estrategia vamos a erradicar las drogas», dijo a la cadena de televisión CNN en español.

Por su parte, López Valdez afirmó que es una hipocresía que Estados Unidos exija a México el combate a las drogas que ha costado miles de muertes, mientras que algunos de sus estados avalan el consumo de la marihuana con fines recreativos.

Fausto Vallejo dijo que no es partidario de la legalización de la marihuana pero estimó que «se puso sobre la mesa este tema a discutir» y tendrá que ser analizado por especialistas o personas que «estén más avezadas en esto».

En fin, los estadounidenses abrieron la «Caja de Pandora» y ahora tendremos que bailar al «son que nos toquen», como siempre ha pasado. Lo que no podemos seguir permitiendo es poner en riesgo a las familias mexicanas para que las estadounidenses se la pasen fumando porros y observando cómo vuelan los elefantes rosas.

GRANOS DE CAFÉ

La mayor exigencia de los mexicanos a todo nuevo gobierno es terminar con la corrupción. Su costo para la sociedad mexicana ha sido calculado en 1.5 billones de pesos por el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado y junto con la inseguridad, violencia e impunidad, que van de la mano, son la principal preocupación ciudadana.

Hablar de corrupción en México es entrar en una discusión interminable, como lo han sido todos los intentos por erradicarla, hecho que sólo ha consolidado la desconfianza ciudadana en todo tipo de autoridad o gobierno.

Por ejemplo, a inicios de los años ochenta, se promovió como prioridad la renovación moral de la sociedad, y hace 11 años se anunció un Programa Nacional contra la Corrupción, pero ninguna de estas acciones dio resultados.

Hoy el reto lo ha asumido el presidente electo Enrique Peña Nieto quien ya perfila la creación de una Comisión Nacional Anticorrupción, que, como tantas iniciativas del pasado, parte de un principio de fe más que de una certeza de cambio.

Aunque no se augure un impacto espectacular en la sociedad, Peña Nieto está obligado a poner el mayor énfasis en la iniciativa de ley ya anunciada, pero sobre todo, a comprometer a todo el aparato gubernamental a su estricta observancia para obtener resultados que vayan más allá de una coyuntural cacería de brujas o ajustes de cuentas

El reconocimiento que ayer realizó la Sociedad de Geografía de Chiapas, AC -institución correspondiente de la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, AC-, al eminente científico y literato chiapaneco Fernán Pavía Farrera, Premio Chiapas 2008, nos llena de orgullo.

Durante una sesión solemne, realizada en la Galería Universitaria de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas, le fue otorgado el nombramiento de socio en grado de Excelencia, por su fecunda labor como investigador y notable contribución a las ciencias, las artes y la cultura, legado imperecedero para generaciones venideras.

Pavía Farrera, desde hace varios años, también es columnista de la Revista Gentesur a mi cargo. Valoro en todo lo que cabe, su disposición, sapiencia y bonhomía. Sin duda, es un homenaje es más que merecido para un hombre cuya pasión por la medicina, las letras y la historia, le han ganado un sitio importante en el espacio cultural y humanista de México

Sus comentarios envíelos vía internet a la dirección gentesur@hotmail.com

Compartir