Vaticano recuerda: Francisco ya pidió perdón por la conquista de América

0
279
  • En julio de 2015 Jorge Mario Bergoglio pidió «humildemente perdón por las ofensas de la Iglesia a los pueblos originarios durante la conquista de América.
  • Francisco retomó las palabras de Juan Pablo II, quien en 1992 «pido que la Iglesia se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos»

El portavoz interino de El Vaticano, Alessandro Gisotti, indicó que no existe una postura oficial respecto a la solicitud del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al rey de España, Felipe VI, donde pidió al gobierno español una disculpa pública por la Conquista de México, la cual fue descartada categóricamente por el presidente ibérico, Pedro Sánchez.

El mandatario mexicano también envió una misiva a la Santa Sede reclamar una disculpa por los crímenes cometidos por la Iglesia católica durante la evangelización y la época colonial. Al contrario, reiteró que el pontífice ya pidió perdón sobre esta cuestión.

El portavoz insistió en entrevista en que «por el momento no hay comentarios pero como es sabido, el Santo Padre se ha ya expresado con claridad sobre esta cuestión».

En julio de 2015, durante su primera visita a Bolivia, Jorge Mario Bergoglio pidió «humildemente perdón por las ofensas de la Iglesia y por los crímenes contra los pueblos originarios durante la conquista de América.

Además, reconoció «con pesar que se han cometido muchos y graves pecados contra los pueblos originarios de América en nombre de Dios».

En dicho evento, retomó las palabras de Juan Pablo II, quien «pido que la Iglesia se postre ante Dios e implore perdón por los pecados pasados y presentes de sus hijos», durante un acto en Santo Domingo el 12 de octubre de 1992, donde pidió la clemencia de las poblaciones americanas por las injusticias cometidas contra sus antepasados.

«La Iglesia, que durante estos 500 años os ha acompañado en vuestro caminar, hará cuanto esté en su mano para que los descendientes de los antiguos pobladores de América ocupen en la sociedad y en las comunidades eclesiales el puesto que les corresponde», afirmó en aquella ocasión Karol Wojtyła.

Por ello, «no se puede ignorar las sombras que acompañaron la evangelización del continente latinoamericano», así como el «sufrimiento y las injusticias infligidos por los colonizadores a las poblaciones indígenas», concluyó Gisotti.