El Tren Maya y la Refinería Dos Bocas

0
140

PRESIDENTE LÓPEZ OBRADOR,

+El camino hacia la riqueza depende de dos palabras: trabajo y ahorro. Benjamín Franklin

CIUDAD DE MÉXICO.- En los 120 días que han transcurrido ya de su mandato, son varios sus proyectos que la ciudadanía en general ha recibido con gran beneplácito. Los sociales, porque en realidad nos ofrece un México diferente y en lo económico, porque ha censurado al pasado por lo corrupto para que, cuando ese cambio se haya dado, despierte otro país.

… Aunque lo anterior no es todo lo que hay por decir, presidente, sobre sus planes de trabajo; por fortuna no termina aún el inicio y sobra tiempo para que usted pueda irse a disfrutar su historia. Por eso, con todo respeto y la mayor buena fe, me permito hacerle los siguientes comentarios para que nos deje ese México esté mucho mejor que ahora y para ello necesitamos que a usted le vaya muy bien…

Me refiero en esta ocasión a los proyectos del Tren Maya y de la refinería de Dos Bocas.

En principio, el plan ferroviario para la península yucateca me entusiasmó mucho por los beneficios que el turismo de esa región pudiera beneficiarse, hasta que, anteayer el Instituto Mexicano de la Competitividad presentó un ejercicio de costos de la obra y —con sus datos, claro—, estableció un gasto que “asciende a entre 479 mil 920 millones de pesos y un billón 599 mil 767 millones de pesos, un rango entre 4 y 10 veces mayor que los 120 a 150 mil millones de pesos estimados por el gobierno federal.”

Se trata de una diferencia abismal lo que el IMCO presentó, aunque justificó los resultados de su cálculo con los costos de otras construcciones ferroviarias en el mundo y hasta unas cuantas mexicanas. La bola está en su cancha, presidente, así es que cuando presente el proyecto de la obra con todas sus proyecciones posibles —turística, comercial, social, etc.— y nos diga cómo se pretenderá proteger al medio ambiente, podremos tener la película completa para las conclusiones pertinentes.

Dos Bocas en Tabasco, su estado, presidente, es un proyecto magnífico y, además, geográficamente situado en un sitio estratégico, ahí donde comienza apenas la curva entre la costa mexicana y el Golfo de México y por tierra, a una notable cercanía de la margen contraria, la del Océano Pacífico que puede tener los visos de un éxito en grande.., si el destino se transforma o se detiene y deja de depararnos la debacle del agotamiento del petróleo en nuestros territorios terrestre y marítimo.

En este aspecto, presidente, me arriesgo a proponerle un buen tonelaje de paciencia antes de emprender esa obra, mientras concluye el trabajo de reconstrucción, mantenimiento y modernización de las refinerias con que ya cuenta el país y fueron tan estúpidamente abandonadas por las anteriores administraciones de Pemex, de manera que el futuro pueda clarificar con toda la nitidez necesaria las esperanzas sobre la existencia mundial del recurso y se deslinden las posibilidades de levantar una obra por nada del mundo barata, que debiera limitar sus capacidades de producción ante los nuevos energéticos que ya se intentan en varias partes del planeta.

Para desarrollar los grandes proyectos que piensa darle a México va a necesitar muchísimos billetes de las mayores denominaciones posibles, pero usted prometió realizar un gobierno fiscalmente cauto. Su persistencia en el alcance de su ascenso a la cumbre política le hace merecer un retiro tranquilo para —como antes le dije—que disfrute a fondo su propia historia…

Internet: m760531@hotmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015.

Blog:leopoldomendivil.com