El peso de los “sin partido”

0
60

Con la cola entre las patas anda el diputado federal Mauricio Toledo, luego de que al interior del grupo de los diputados denominados “sin partido” percibió una onda gélida por andarse saliendo del huacal.

Este grupo de legisladores, integrado por los nueve que abandonaron el PRD, fue clave para que Morena pudiera alcanzar la mayoría calificada y sacar la iniciativa presidencial para instituir la Revocación de Mandato para el Presidente de la República.

Contra lo que muchos pudieran pensar, la minoría que conforma este grupo se ha convertido en pieza clave para el coordinador morenoMario Delgado, quien, con los votos de los “sin partido”, tiene resuelta la vida.

El tema es que, después de la última votación, en la que se aprobó el dictamen para la Revocación de Mandato, que fue enviado al Senado para su ratificación o rechazo, Toledo anduvo presumiendo que él fue uno de los pilares de ese logro.

En el periódico 24 Horas publicó que, junto con otros dos diputados del PRI, habían sido artífices para ayudarle a Delgado a que los deseos de Andrés Manuel López Obrador se cumplieran.

Por supuesto que el comentario molestó al grupo de experredistas que, en realidad, son quienes inclinan la balanza en ese tipo de votaciones, por lo que no faltó quien le comentara que, si tanto le gustaban los colores del PRI, se fuera a ese partido… si es que lo aceptan.

Toledo le quedó más que claro que, aun sin su voto, los “sin partido” son los fieles de la balanza en San Lázaro, por lo que inclusive fueron colocados exactamente detrás de la bancada de Morena en el pleno, como para que no se contaminen con los demás.

Y ese detalle tiene mucho que ver, pues deja claro que tanto Delgado como Héctor Serrano, quien es la cabeza visible de los experredistas en la Cámara baja, superaron sus diferencias, ahondadas el sexenio pasado por el tema de la Línea 12 del Metro.

Hay que recordar que Serrano era el secretario de Gobierno cuando el gobierno de Miguel Ángel Mancera acusó a Marcelo Ebrard del cochinero en que acabó esa línea, y que obligó a su cierre durante once meses.

Delgado jugó del lado de Marcelo y se pensaba que, como coordinador de la mayoría pejista en San Lázaro, le cobraría los pendientes a Serrano, quien llegó muy disminuido, pero al parecer estos dos entienden la política de otra forma y parece que caminan juntos.

Interesante sería saber qué piensa Ebrard de esto.

CENTAVITOS

Impecable operación del equipo de la magistrada Estela Fuentes Jiménez para que sus compañeros la eligieran por unanimidad como presidenta del Tribunal de Justicia Administrativa de la CDMX, en lugar de Yazmín Esquivel, hoy magistrada de la Corte… Llama la atención que el proceso sucesorio haya sido tan terso, sobre todo en tiempos en donde todo el mundo litiga hasta por una JUD.