«No me voy a reelegir. No soy un vulgar ambicioso”: López Obrador

0
99
  • El documento indica que el presidente es partidario de la democracia, que está de acuerdo con la máxima del «sufragio efectivo, no reelección»
  • La oposición alzó la voz, bajo el argumento de que servirá como un termómetro de popularidad, con el que López Obrador podría promoverse para dirigir el país por seis años más.

Luego de aprobarse la iniciativa de revocación de mandato, el presidente Andrés Manuel López Obrador  reiteró su compromiso de no buscar la reelección al concluir su mandato, pues es «maderista» y enarbola su postura: “sufragio efectivo, no reelección»

La votación para someter la continuidad de su mandato a la voluntad popular al tercer año de su gestión, fue aprobada en la Cámara de Diputados este jueves, además, se aprobaron enmiendas para facilitar la realización de consultas populares, tanto locales como federales.

López Obrador adelantó que firmará la próxima semana un compromiso para no reelegirse, y aseguró: «no soy un ambicioso vulgar». El documento indica que el presidente es partidario de la democracia, que está de acuerdo con la máxima del «sufragio efectivo, no reelección», que es maderista, que va a servir, sí lo decide el pueblo, por seis años y que a finales de 2024 termina su mandato.

«Escuché lo que se está hablando de que es un ensayo de reelección. El lunes voy a poner aquí un compromiso de que no voy a reelegirme, firmado, tengo palabra. Lo que estimo más en vida es la honestidad pero de todas maneras voy a hacer ese compromiso público», afirmó.

«Voy a decir de que soy partidario de la democracia, que Madero es uno de los hombres que más admiro, que es el apóstol de la democracia y que no soy un ambicioso vulgar, que voy a servir si lo decide el pueblo seis años. Atentamente ya saben quién», dijo.

Es una puerta abierta para la reelección: oposición

Con 328 votos a favor, 153 en contra y dos abstenciones, el pleno de la Cámara de Diputados aprobó este jueves el proyecto de reforma constitucional, con el que mediante consulta popular, el presidente Andrés Manuel López Obrador aparecerá en una boleta electoral en 2021.

Con 326 votos a favor, 127 en contra y cero abstenciones, quedaron aprobados los artículos reservados. Se votaron los artículos 83 y 116 y los artículos 1 y 2 transitorios en términos del dictamen, así como los artículos con modificaciones por la Asamblea: 35, 41 y 122.

Sin embargo, la oposición alzó la voz, bajo el argumento de que servirá como un termómetro de popularidad, con el que López Obrador podría promoverse para dirigir el país por seis años más.

El diputado panista José Gómez Quej declaró:  “El día de hoy los diputados del PAN votamos en contra del dictamen, mismo que coarta la democracia y deja abiertas las puertas a posibles reelecciones presidenciales.

Mientras que su correligionario, Marcos Aguilar, indicó que propondrán reducir hasta 0.13% el porcentaje de los inscritos en la Lista Nominal de electores necesarios para convocar a una consulta popular.

Por su parte, el PRD pidió que la revocación de mandato, ya sea presidencial o de gobernador, se haga fuera del periodo electoral para nombrar diputados federales o locales.

Martha Tagle  de Movimiento Ciudadano, alertó que eso no es un mecanismo de participación ciudadana ni de revocación de mandato, sino de ratificación pues lo que se pondría a consulta es la permanencia del presidente: «Hay países donde hay revocación de mandato, pero en ninguno lo solicita el Presidente. Es una ratificación y hacerlo en año electoral no solo sería para él sino para los propios legisladores”, dijo en alusión a una declaración del periodista Leonardo Curzio.

También la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) alzó la voz en contra de la propuesta, ya que consideró, es de facto, la reelección del mandato.

«Presidente: No se valen los juegos tramposos que traicionan la democracia» y manifestaron su reconocimiento a la labor de los legisladores de oposición que votaron contra el dictamen.