Todos lo hacen, incluyendo a AMLO

0
608

Es bien sabido que cada partido, al momento de llegar al poder, busca colocar a sus militantes en puestos administrativos, tanto como pago a las cuotas de cada fuerza política, como para premiar a quienes ayudaron a alcanzar la victoria. El problema con esto es que hay más militantes que puestos y más miembros del partido que elementos capacitados y con el perfil para ocupar un puesto, algo que se dijo ya no sucedería en la cuarta transformación y que ahora se olvida.

Cuotas y cuates

En la época del priismo como partido hegemonico, algo que se criticaba era la falta de cuadros preparados y la improvisación a la hora de hacer nombramientos, pues en muchas ocasiones se tuvieron a abogados dirigiendo algo para lo que se necesitaba un perfil técnico, no político, o llegando a casos como en los que un veterinario podía ser director de un banco o un canal de televisión.

Mucho se criticó esta costumbre, la cual era justificada pues se trataba de los nombramientos del presidente en turno, quien tenía que colocar a su gente, sin importar que no tuvieran el perfil adecuado, pues la voluntad presidencial llenaba esas carencia.

Con el PAN en el gobierno federal, también se continuó con esa tendencia, llegando a tener a una decoradora de interiores al frente de las guarderías en el sexenio de Felipe Calderón, además de otros nombramientos, pues se trató de un ejecutivo federal que dio cargos a los leales, no a los más capaces.

Con la llegada de Morena y López Obrador se tenía la esperanza de que esto cambiaría, pero luego de ver lo que ha sucedido en Conacyt y en otras dependencias federales, vemos que la mata sigue dando de que hablar.

Los partidos políticos, ahora sí todos, se han convertido en agencias de colocación, no en representantes sociales que busquen hacer realidad sus propuestas. Pera decepción, vemos como hoy Morena sigue la misma tendencia de sus colegas políticos y coloca en el gobierno a sus militantes, no porque sean los más capaces, sino porque para eso hicieron campaña y ayudaron a la causa.

Es lamentable que el gobierno sea visto como un botín o un espacio para acomodar a los colegas de siglas partidistas, con lo que la eficacia que podría llegar a tener la administración pública se encuentra en entredicho al ser conducida por personas cuyo único mérito es contar con una credencial de afiliación o ser parte de un grupo político.

Así, la cuarta transformación queda en una simple promesa que no se cumplirá, en particular al ver como se colocan en posiciones de responsabilidad a personas no sólo sin el perfil, sino sin la preparación y el compromiso de servicio que debería tener la función pública.

En esto se parecen todos los partidos, incluyendo a Morena.

Está bien que como ciudadanos exijamos, aunque se enojen, que no coloque en puestos que necesitan de una especialidad a una diseñadora de modas o a alguien con educación básica, pero también nos debemos preguntar si como sociedad hemos impulsado que los partidos se conviertan en agencias de colocación a los cuales se ingresa pensando en el trabajo, y los privilegios, que se podrán obtener en el futuro.

Mal estamos como país si esos son los incentivos para participar en política.

Para estar #EnLínea

Curiosa la manera en que la jefa de gobierno de la CDMX ha reaccionado a la campaña que busca alertar y proteger a las mujeres de los intentos de secuestro en el transporte público, especialmente en el Metro, y no sólo por la falta de empatia, sino por denunciar una campaña en su contra. Por cierto, hay datos que apuntan a un aumento en el número de videos que son subidos a páginas pornográficas con etiquetas como Metro y más relacionadas con casos de acoso sexual, lo cual explicaría este fenómeno.

@AReyesVigueras