Se alborota gallinero perredista

0
147

Cuando todo indicaba que el PRD retomaría el rumbo de las causas populares y comenzaría su reconstrucción en la Ciudad de México, los cacicazgos de algunos territorios afilan cuchillos para armar la guerra.

Con el nombramiento de una dirigencia colegiada en la capital, similar a la que fue designada en el CEN, la cúpula del sol azteca pretendió dar un golpe de timón para acabar con la pasividad del partido, que quedó pasmado desde julio pasado.

Todo era felicidad entre los grupos del perredismo incluidos en esta renovación, pero como en la organización amarilla nada puede salir sin que haya pleito, hasta los que ya no están protestaron.

Utilizando sus redes sociales, el diputado Héctor Serrano, quien el año pasado renunció a su militancia, reprobó la forma como la dirigencia nacional del PRD destituyó al dirigente local, Raúl Flores, para que asumiera el control un cuerpo colegiado.

A través de su Twitter, Serrano escribió: “El trato que ha recibido @raulflorescoy por el @PRDMexico no es correcto. En mi calidad de ciudadano y ex militante de ese partido, refrendo mi aprecio, reconocimiento y solidaridad a él”.

Aunque ya está fuera del sol azteca, el diputado federal fue uno de los líderes más importantes de ese partido durante el sexenio pasado, y aún se coordina con otros diputados y dirigentes.

Por supuesto que desde la actual dirigencia fue descalificado su tuit, recordándole a Serrano que cuando él tuvo el poder dentro del partido, fue precisamente cuando se hundieron.

Otros cuadros, como Guillermo Sánchez y José Luis Muñoz Soria, ambos exdiputados y exdelegados en Tlalpan y Cuauhtémoc, respectivamente, reprobaron la decisión de la dirigencia y pusieron en duda su permanencia en las filas amarillas.

Cualquiera podría pensar que el PRD ya no tiene remedio y que quienes se queden con él recibirán solamente el esqueleto, pero, para otros, las estructuras del partido siguen fuertes, y sólo se necesita reactivarlas.

Porque si bien es cierto que muchos connotados perredistas dieron el salto a Morena, también lo es que no se trató de gente con estructura, sino de líderes con poco peso en el territorio.

Y que ya en Morena no necesitaron tener huestes; algunos ni siquiera tuvieron necesidad de hacer campaña porque Andrés Manuel López Obrador se encargó de todo, y sus equipos quedaron abandonados.

Quienes lo ven así quizá tienen razón, pues los que permanecieron en el PRD no son bien vistos por los morenos, partido que no los necesita. Además, en caso de que algún amarillo busque acomodo en el pejismo, tendría que formarse… y la fila es bastante larga.

CENTAVITOS… Si algún usuario entra a la página oficial del Gobierno de la CDMX, lo menos que se sentirá es estar apantallado por la cantidad de maestrías y doctorados que lucen los integrantes del gabinete; los que menos estudios tienen son licenciaturas… bueno, casi todos. Porque llama la atención llegar al cuadro de la Subsecretaría de Programas Delegacionales y Reordenamiento de la Vía Pública, donde aparece Avelino Méndez Rangel, y se puede leer: “actualmente es Jefe Delegacional en Xochimilco”, y que en 2012 fungió como secretario particular en la desaparecida Secretaría de Transporte y Vialidad del DF. Impresionante currículum; está bien que no sea doctor, pero al menos debe tener certificado de primaria, ¿no? Y, por otra parte, alguien le debería avisar que Xochimilco ya es alcaldía y que tiene alcalde, nomás para que Avelino deje de usurpar el cargo.