Polevnsky envenena la contienda interna en Morena por Puebla

0
198

Para la presidenta de Morena, Yeidckol Polevnsky, no existe otro candidato a gobernador en las extraordinarias de mediados de año en Puebla que Miguel Barbosa.

Enfadada, intransigente, consideró ayer como “una necedad” que 55 senadores de su partido -entre quienes se encuentra Ricardo Monreal, líder de la bancada-, propongan a su vez al ex alcalde de Acatzingo y exdiputado local y federal hoy senador Alejandro Armenta Mier como la mejor carta.

Al persistir en imponer a Barbosa y en desechar a Armenta Mier en contra de los Estatutos de Morena, la amargosa de Polevnsky no sólo lleva el proceso interno por la candidatura a gobernador en Puebla a un levantamiento senatorial en su contra, sino que amenaza con llevar a que sea el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación quien finalmente decida quién de, entre Barbosa y Armenta, representa a este partido en las extraordinarias de mediados de este año para sustituir a la gobernadora panista Martha Erika Alonso, quien falleció el pasado 24 de diciembre en un accidente no aclarado de helicóptero en viaje de Puebla a la Ciudad de México.

Si la dirigente no abre la contienda interna como lo establecen los Estatutos de Morena, indicaron los simpatizantes del senador Armenta Mier, estaría obligando al legislador a interponer un recurso de derechos ante el Trife.

Y por lo que se ve, doña Citali… perdón, Yeidckol no está dispuesta a que se le contradiga.

“Si no tuviéramos candidato, o si estuviera muy débil, pues voy de acuerdo, pero todas las encuestas encaminan a Miguel Barbosa como ganador indiscutible… resulta hasta una necedad…”, dijo.

Pero 55 senadores de un total de 59 que forman la fracción de Morena, consideran que Polevnsky debe abrir la contienda interna para incluir en el proceso a Armenta Mier.

El encargado de hacer la petición fue el senador Salomón Jara, vocero de Morena en el Senado.

Pero Yeidckol no se rinde fácilmente. Para ella Barbosa ya tiene asegurada la candidatura.

“El ganó la primera encuesta, le ganó a todos para ser candidato, y luego ganó como gobernador, eso es una realidad, y ahora en todas las encuestas que se han hecho lo vuelven a poner como el más conocido y también el favorito para ganar otra vez la elección”, insistió.

Y agregó:

 “(Ahora) todos quieren ser candidatos… y se quieren montar en la ola, no sólo del Presidente López Obrador…no hay condiciones ni necesidad alguna de cambiar de candidato. Si todas las encuestas plantean que es Barbosa el que tiene todas las posibilidades de ganar, ¿pues cuál es la razón de pensar en alguien más?”.

Frente a la argumentación y los calificativos de Polevnsky, el líder de los senadores de Morena, Ricardo Monreal, respondió:

“Que Dios la ayude… ella puede decir lo que ella crea conveniente. Nosotros, al contrario, le expresamos nuestro respeto y nuestro deseo de que le vaya bien.

“Pero nos vamos a conducir de acuerdo con los estatutos, programa de acción, la declaración de principios de Morena… los órganos locales, electorales de Morena, son los que van a decidir”, subrayó.

Y mientras tanto el senador Armenta Mier sólo reiteró que no declinará en su intención de lograr la candidatura de Morena y advirtió que acudirá a todas las instancias previstas por la Ley para lograrlo.

RESISTENCIAS

En otro escenario del mismo Senado, en el de las audiencias públicas sobre el debate de la Guardia Nacional, los esfuerzos del presidente de la Junta de Coordinación Política Ricardo Monreal, por lograr consensos para avanzar en la minuta que de vida lo más pronto posible a ese cuerpo policial de élite, sufrieron duros embates.

Uno de ellos vino del presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Luis Raúl González Pérez, quien no sólo propuso establecer un grupo de análisis especializado y plural que construya una propuesta sólida de un sistema de seguridad pública sino que contemple la participación temporal de las Fuerzas Armadas, pero sjn que ello represente una amenaza a los Derechos Humanos.

González Pérez insistió en que, tal como hoy se plantea la Guardia Nacional, “no garantiza justicia y marca una ruta para militarizar áreas hasta ahora reservadas a las instituciones civiles, y omite establecer claramente una ruta en sentido contrario”.

Indicó que la naturaleza y características híbridas del cuerpo que se pretende crear, “más que dar certezas generará confusión y abrirá espacios de vulnerabilidad para su integración y operación, e implica un riesgo elevado de que se verifiquen potenciales violaciones a los derechos humanos”.

Y concluyó:

“Desde la perspectiva de los derechos humanos, la propuesta para la Guardia Nacional no es pertinente ni viable, ya que tampoco garantiza ni contribuye sustantivamente a terminar con la impunidad, debilita la institucionalidad civil y democrática, y contraviene sentencias, principios, recomendaciones y criterios formulados por instancias internacionales en materia de derechos humanos que nuestro país está obligado a cumplir”.

OSORIO, “VAMOS, PERO CON CAMBIOS”

Más o menos en el mismo sentido, Miguel Ángel Osorio Chong, coordinador de la minibancada del PRI, pero con legisladores suficiente como para construir mayorías calificadas si se suman a los de Morena y sus aliados del PT y PES, indicó que los tricolores “no vamos a ser quienes eviten que la estrategia (de seguridad) del nuevo gobierno se venga abajo”.

Pero subrayó que los tricolores aceptarán la creación de la Guardia Nacional, siempre y cuando “no trasgreda nuestros acuerdos internacionales de derechos humanos, porque no queremos afectaciones en derechos humanos, ni nuestro sistema federal”.

Ello significa, dijo, que la minuta que les envió la Cámara de Diputados y que está a discusión en el Senado, sea modificada, ajustada.

Lo que quieren los priistas, dijo, es que “los acuerdos suscritos en el 2011, que están en nuestra Carta Magna en tema de derechos humanos, no se lastimen, no se trasgredan, y no violemos nuestros propios acuerdos”.

rvizcainoa@gmail.com / Twitter: @_Vizcaino / Facebook / https://www.facebook.com/rvizcainoa