Se despabilan PRD y PRI capitalinos

0
136

Aunque para Morena los partidos de oposición sean como un cero a la izquierda, no hay que perder de vista que esta semana dieron señales de vida PAN, PRI y PRD en la Ciudad de México.

Los panistas se habían mostrado como el único grupo opositor a Claudia Sheinbaum, e incluso entre semana el diputado Mauricio Tabe encabezó un tour por el Metro para verificar los supuestos operativos policiacos en apoyo a las mujeres en ese transporte.

Ante las masivas denuncias de intentos de secuestro de mujeres en el Sistema de Trasporte Colectivo, Sheinbaum anunció operativos conjuntos entre la Procuraduría de Justicia y la Policía Preventiva, que incluían agencias móviles del MP; para el PAN todo fue falso.

Hasta la semana pasada, los panistas eran los únicos que, tanto en la calle con su dirigente Andrés Atayde, como en Donceles con su bancada, hacían frente a la falta de políticas públicas efectivas por parte del gobierno capitalino para beneficiar a la ciudad.

Al activismo blanquiazul se sumó el del PRI capitalino, con la reaparición en la escena pública de su expresidente Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, a quien no pudieron destruir después de haberle inventado un supuesto delito de trata dentro del propio partido.

Más fuerte y renovado, Gutiérrez de la Torre recorrió Magdalena Contreras, Iztacalco, Iztapalapa y Tláhuac para hablar con los liderazgos y reactivar la lucha de su grupo por recuperar la dirigencia local del partido; esta vez con el exdiputado Israel Betanzos.

Al igual que el PAN, los priistas han comenzado a enfocar sus críticas hacia las acciones de los gobiernos federal y local de Morena, e incluso Cuauhtémoc –ocurrente como es– señaló que apenas van unos meses y parece que ya se les está cansando el ganso.

Pero de esas reapariciones, la que no hay que perder de vista es la del PRD, que si bien fue echado del gobierno en las elecciones pasadas, conserva una base social importante, sobre todo en algunos territorios en específico.

Al igual que sus hermanos mayores del Comité Ejecutivo Nacional, los perredistas de la ciudad instalaron ayer una dirección colegiada que llevará los destinos del partido en tanto se realizan nuevas elecciones para nombrar al sustituto oficial de Raúl Flores.

En esta Dirección Nacional Extraordinaria del PRD están representados los territorios más importantes con Daniel Pacheco, de Álvaro Obregón; Nora Arias, de Gustavo A. Madero; Paola Viena, de Iztapalapa y Carlos Estrada, de Iztacalco; quedando pendiente un lugar por designar.

Este equipo tendrá la misión de iniciar la reestructuración del sol azteca capitalino, que si bien luce hoy desdibujado, muchos de ellos detentaron el poder durante varios años y saben cómo se mueven la tripas de la política en la capital.

Aunque es una dirección colegiada, nadie duda que quien llevará la batuta del grupo es la exdiputada y exdelegada en GAM, Nora Arias, y no solamente por ser la de mayor experiencia, sino por representar al grupo con mayor fuerza en la ciudad.

La reactivación del PRD local le hace muy bien a la Ciudad de México, sobre todo por el rumbo que los gobiernos emanados de Morena están tomando, más cerca de la derecha que de las causas sociales de la izquierda, corriente con la que más se siente representada la capital.

CENTAVITOS

Por cierto, parece que al que no le avisaron que su tiempo al frente del PRD capitalino había concluido es al exdirigente Raúl Flores, quien a través de su cuenta de Twitter calificó el nombramiento de una dirigencia colectiva como un Golpe de Estado, aunque dijo que actuará institucionalmente.