Pues qué creen, la economía no crece

0
303

Los pronósticos que apuntan hacia una desaceleración de la actividad económica en México no desaparecerán con sólo cerrar los ojos.

Los resultados de la encuesta del grupo financiero Citibanamex (05-02-19), no son otros que la confirmación del panorama en el que campean la incertidumbre y los factores recesivos. Por eso deben ser tomados muy en serio.

Ya se sabe que la noticia no gustó nada, pero Citibanamex recortó aún más las expectativas que tenía del crecimiento del Producto Interno Bruto de México para 2019, al 1.4 por ciento, tres décimas menos que el 1.7 por ciento estimado meses antes.

Para quienes quieren cerrar los ojos ante esta realidad, hay que decir que el crecimiento de la economía de un país no se reduce simplemente a un problema de percepción, pues la mayor parte de las empresas calificadoras y entidades financieras, incluido el Banco de México, muestran cautela sobre el comportamiento económico de México. No ven claro, literalmente.

Esto contrasta radicalmente con el optimismo chabacano del nuevo equipo asesor, que seguro recomienda orar para que se haga el milagro de un crecimiento superior al 2 por ciento en 2019 para llegar al 4 por ciento al final de la administración.

Los expertos tienen datos diferentes pero sus evaluaciones coinciden en recortar las previsiones de crecimiento. No hay para dónde.

Luego del insólito regaño a Fitch Rating que derivó en una descalificación a la calificadora (valga la redundancia), todo por bajarle dos rayitas a la capacidad de deuda de Pemex, otra influyente calificadora Standard and Poor´s anunció que por ahora no hará cambios a las notas crediticias sobre México y Pemex, peeeeero que no descarta una eventual nota negativa al indicador de soberanía crediticia de México. Es decir que la economía mexicana sigue bajo lupa.

Neoliberalismo, ¿el coco?

El jalón de orejas que aplicó el Presidente López Obrador a Fitch fue desproporcionado, porque acusó a la empresa evaluadora de guardar silencio cómplice en el pasado sobre la corrupción en Pemex, cuando todos suponemos que Fitch nada tiene que ver con la administración de la paraestatal.

Algunos interpretaron que Fitch lo hizo nada más por molestar. El caso es que en mayo del año pasado Fitch fue una de las empresas que vio venir el avasallador triunfo de Morena, y no lo calló.

Ya se sabe que AMLO no se lleva de a cuartos con las entidades financieras, o con casi todas ( Banorte y Banco Azteca son los bancos del sexenio), por neoliberales y anexas. Seguro usted recuerda la reunión en la que ante los integrantes de la Asociación de Bancos de México, AMLO  les advirtió que si no ganaba soltaría al tigre y a ver quién lo controla. Así o más claro.

Las encuestas de Citibanamex siempre han sido claridosas. En abril de 2018 los análisis apuntaban a que un eventual  triunfo de AMLO generaría inconsistencias en la economía, lo cual llevaría a un deterioro de las cuentas fiscales, impactaría las calificaciones soberanas, favorecería tasas de interés más altas, habría menor crecimiento y mayor inflación.

Pero no es un problema de química, pues Citigroup, filial de Citibanamex, señalaba en junio de 2018 si bien las políticas públicas seguían siendo un misterio (y siguen, diría don Teofilito), descartaba un deterioro macroeconómico inicial. En realidad no imaginaban lo que ocurriría con el proyecto del NAIM.

“Amor apache”

En la traducción libre del documento publicado bajo el título “Riesgos de recesión llevarían a México a bajar tasas”, se reconoce que las expectativas sobre la actividad económica son mas pesimistas de aquí en adelante.

Además de la inflación, los encuestados coinciden que Pemex se mantiene como el “talón de Aquiles” del actual gobierno. El estudio explica que la situación financiera de Pemex sigue siendo problemática y en rápido deterioro, que de no corregirse podría mostrar riesgos adicionales.

Pemex es muy importante para AMLO, dice la encuesta, el problema es que es lo más parecido a un “amor apache”, pues cuenta con una directiva cuyo principal atributo es su cercanía con el Presidente de la República, tiene el mandato de implementar proyectos caros y controversiales (las refinerías), mientras se limita la posibilidad de que la empresa busque alternativas que le permita estabilidad, si no revertir, la tendencia a la baja en su producción.

Pero lejos de reconocer la situación crítica de Pemex, escuchamos de parte de los funcionarios de alto nivel que “Pemex está más fuerte que nunca”. Y eso sin contar con las descalificaciones a la reforma energética.

Lo más delicado que advierte Citibanamex es que la manera en las que la administración ejecuta las políticas y cómo enfrenta los riesgos del día a día, representan el “quinto riesgo”.

Son muchos los frentes abiertos. Las preocupaciones de los empresarios están enfocadas en una inadecuada distribución de recursos. Toman en cuenta la cancelación del proyecto del NAIMC por el de Santa Lucía; la construcción de una refinería en Dos Bocas, considerada inviable; la estrategia contra el robo de gasolina es loable pero poco eficiente.

Tome nota. Estos son otros factores que impactarán negativamente el crecimiento de la economía: La última cifra del sector terciario comercial refiere pérdidas por 26 mil millones de pesos por desabasto de gasolinas; las pérdidas por los bloqueos a las vía del tren en Michoacán refieren 20 mil millones de pesos y contando; las huelgas en el norte del país.

Dicen los que saben que el primer año de cada sexenio invariablemente es de crecimiento negativo, El de la 4T parece que no será la excepción.

Del 2 para abajo

Citibanamex: Pronostica un crecimiento moderado de 1.4 por ciento, contra 1.7 por ciento anterior.

Banco Mundial: A la abaja 2.0 por ciento con agregado de incertidumbre en torno a las políticas económicas.

FMI: Estima un PIB de 2.1 por ciento, proyectado el 21 de enero de 2019.

Banxico: Estimó 1.89 por ciento en diciembre de 2018 y bajó a 1.8 por ciento en enero 2019.

Fitch Rating: Bajó dos niveles la calificación crediticia de Pemex.

Standard & Poor´s está elaborando las notas sobre la calificación soberana. De cuerdo a El Financiero (05-02-19), tomará en cuenta el rol del nuevo gobierno en el desarrollo de México y la implementación y resultados de esas políticas. Un desempeño negativo podría perjudicar la perspectiva de crecimiento.

Banxico levanta la mano

De acuerdo a las expectativas de Citibanamex lo previsibles es que el Banco de México asuma una estrategia de menor restricción monetaria que le llevará por una parte a mantener la tasa de referencia en 8.25 por ciento, pero con la expectativa de bajarla medio punto a lo largo del año (a partir de junio) para cerrar en 7.75 por ciento.

Pero en materia de desaceleración económica, está visto que las malas noticias, siguen siendo noticias.

@Chucho_Sanchez