La educación y la cultura en el gobierno López Obrador

0
167

No vamos a negar que el PRI fue poco cuidadoso y muy poco escrupuloso en materia de educación pública y cultura. Si el priista Peña Nieto no era un monumento a la cultura –pese a ser abogado de formación y por lo tanto, supondríamos que con una preparación teóricamente culta– ciertamente que tampoco fueron brillantes sus secretarios de Educación Pública y excepcionalmente, uno de Cultura lo fue. El PRI fue errático en sus decisiones y sus pifias educativas y las culturales existieron (como la mal gestionada expo de Da Vinci, un verdadero fraude al público) y no las vamos a callar. Fue un fraude cultural el sexenio pasado, y mucho que lamentarlo.

Ya era forzado invitar a Emilio Chuayffet a Educación. Aceptó por no dejar, pero ya casi por compromiso. Ya el impresentable Nuño sí que fue demasiado. Su brutal incultura y su falta de vocación política y de inexistente oficio político, nos advierten que no se nos olvide de qué vamos y de dónde venimos en la materia. Reitérese: el PRI fue un fiasco en materia educativa y cultural. Y eso es algo que sumó como gobierno a su derrota el 1 de julio de 2018.

Las malas lenguas y también muchas mentes preclaras siempre lo tuvieron claro: el fallecimiento de Tovar y de Teresa mató la única mente lúcida de ese desastroso, catastrófico gobierno priista y sí, es muy probable que así sucediera, visto lo visto con los resultados.

Y en esas estamos. Esteban Moctezuma no parece ser la persona adecuada. Tantos “peros” que ponerle como a Nuño. Mismos méritos que Nuño, es decir…nulos, como para estar al frente de la SEP. Que hay otros compromisos que explicarían allí su presencia, eso es otro cantar. La reforma educativa priista fue pésima y en eso hay bastante consenso. Solo en el tema idiomas por aprender, muy limitada, miope a solo impulsar el inglés cuando habría tantas opciones interesantes y prometedoras que coparticiparan en un verdadero gran proyecto, como incluir el alemán, el ruso, el mandarín. Saber dónde se está moviendo el mundo, pues. Pero de eso a sostener que se enseñe inglés sin saberlo, es un exceso que demuestra una carencia tremenda de visión y de conocimiento, peor que el de Aurelio Nuño, que ya es decir bastante por lo mucho que nos ha costado como país.

Es urgente una nueva reforma educativa seria. Y ni llega y es de temer de la mano de quién. Si se subestima la evaluación de alumnos y docentes, tenemos un serio `problema. Aquella debe primarlas. Que de pasada devuelva tal la dignidad al magisterio y termine con la voracidad en la educación superior privada que esquilma al profesorado. Las reformas peñistas en materia laboral dieron al traste con prestaciones también en ese sentir. Urge implementarla renovando la mala herencia priista. Y eso significa instrumentar un plan de acción en varios frentes. De contenidos a objetivos, de desempeño laboral a definición de prioridades. Integral.

En ese camino poco ayuda si no hay un programa global con rumbo de restauración de monumentos, reasignación de contenidos y carreras, homologación de títulos obtenidos en el exterior, renovación responsable y pedagógica de los programas de estudio, uniformar la enseñanza bajo rectoría del Estado, resguardo de museos y zonas arqueológicas, la urgente revisión de su seguridad para evitar saqueos frecuentes y siniestros como el del palacio imperial de Río de Janeiro –una lista de pendientes de todo lo que dejó el PRI, sí, hay que repetirlo– y por supuesto que es desalentador leer que la secretaría de Cultura convoque a los actos conmemorativos del 5 de febrero en el nombre del 5 de mayo. Errores tan gratuitos como evidenciadores de que al frente no están quedando los más capaces. Implica la reforma necesaria, la colaboración entre Educación Pública y Cultura. Que se involucren.

El gobierno López Obrador puede ser tan priista como quieran sus detractores, que bien saben de eso como que les entusiasmaba el PRI que tanto añoran, e incluso serlo con sus mismos defectos priistas que son elocuentes y tanto costaron a México, arruinándolo. Tiene Morena la oportunidad de no ser como el priato que demostró su carencia de capacidad. Sería conveniente que aproveche Morena la oportunidad de ejercer otra clase de gobierno en materia cultural y educativa.

@marcosmarindice