Análisis semanal: 5 de febrero

0
425

Una complicación para realizar cualquier análisis del actual gobierno mexicano, tiene que ver con la monopolización que el presidente hace de la agenda de medios a través de sus conferencias de prensa mañaneras.

Se trata de un tema que pocos han revisado, pues hay asuntos que no se discuten en el país al no abordarse en las conferencias que se dan en Palacio Nacional.

Agréguese además los mensajes que se generan en redes sociales ligados a declaraciones, ocurrencias o acciones de personajes de la 4T –cómo la polémica por aquello de “Mamado” Nervo, atribuida a Beatriz Gutiérrez Müeller, aunque ella acusa manipulación del audio–, y se apreciará como se van quedando en el tintero una serie de temas que deberían ser discutidos entre la ciudadanía.

Un ejemplo de esto es lo relativo al combate a la pobreza, algo que no ocupa espacios en medios de comunicación tradicionales, digitales o redes sociales, aunque aparezcan datos como el publicado en Twitter por The Spectator Index @spectatorindex que señala que en 1998 había 11.1 millones de personas en extrema pobreza en México, en tanto que para 2016 la cifra había bajado a sólo 3.2 millones, cifra que hay que contrastar con la acusación de la Secretaría de Bienestar de el modelo neoliberal dejó 55.1 millones de pobres en el país.

La discusión no se da y solamente se publican datos sueltos, pero de parte del gobierno no hay estrategias o anuncios que dé a conocer para saber que acciones emprenderá en este rubro, fuera de algunas promesas de campaña o declaraciones generales.

Se ha dado a conocer, siguiendo en este particular, que la estrategia de comunicación social del gobierno de México va a hacer énfasis en las redes sociales y portales de Internet, por lo que es probable que sea en este ámbito en donde se vean los futuros debates de los temas de fondo que necesita conocer la ciudadanía.

Veremos en que queda todo esto.

La imagen de la semana

Festejo por el aniversario de la promulgación de la Constitución mexicana.

El meme de la semana

 

Los derechairos y sus pugnas

Si hay una facción en redes sociales que puede atribuir su ineficacia a sus propias diferencias internas, esa es la que se opone en este terreno al actual presidente de la república. Lejos de la disciplina que caracteriza a los llamados chairos –es decir, los seguidores y defensores del tabasqueño–, los opositores se desgastan en pugnas internas, pues en multitud de casos se ha demostrado que operan lo más parecido a aquella anécdota de los cangrejos mexicanos en una cubeta.

Como muchos de ellos piensan que son especialistas en prácticamente todos los temas, no permiten opiniones distintas, mucho menos planteamientos de estrategias que pudieran funcionar, además la coordinación se vuelva compleja porque no permiten la sugerencia de temas.

Algunos usuarios que se ubican en este bando acusan de expulsiones de quienes se enfrentan a los supuestos líderes, que gracias a que cuentan con el respaldo de varios usuarios al interior de los grupos que se crean para coordinar las acciones opositoras, han logrado imponer sus agendas particulares, pues –también denuncian– algunos están motivados más por la posibilidad de hacer negocios que por una sincera oposición al actual proyecto lopezobradorista.

Ahora, estimado lector, ¿entiende porque no funciona adecuadamente la oposición en redes?

@LosPinos_mx