Venezuela: fin del castrismo

0
503

Como la historia se vive por ciclos, el largo periodo ideológico del socialismo cubano estaría escribiéndose en Venezuela. Del intento de Ernesto Che Guevara por crear varios Vietnam en América Latina en l segunda mitad de los años sesentas se pasó a la ola reciente impulsada por Fidel Castro desde la revolución sandinista de 1979 con su punto culminante en la operación política del líder cubano en el 2002 para frenar el golpe de Estado contra el venezolano Hugo Chávez.

Al final, el ciclo cubano que comenzó en 1953 con el ascenso de la guerrilla estará llegando a su fin: el destino político de Nicolás Maduro es insostenible, la descomposición criminal del gobierno sandinista nicaragüense de Daniel Ortega no tarda en estallar y las reelecciones del boliviano Evo Morales no resisten la institucionalidad constitucional.

Ninguno de los regímenes socialistas ha sobrevivido porque al final de cuentas padecieron el síndrome Fidel Castro: revoluciones sociales que derivaron en dictaduras personales estalinistas, directas o indirectas, sin liderazgos carismáticos como el del cubano. Los países que tomaron el poder en nombre del pueblo no supieron construir una institucionalidad socialista. Ni siquiera Salvador Allende en Chile porque su gobierno fue tomado por los comunistas y radicales.

El problema ha radicado en que los gobiernos socialistas latinoamericanos posteriores a la definición comunista del régimen de Fidel Castro en 1962 nunca pudieron construir una doctrina socialista real. Las versiones socialistas quedaron en meras caricaturas sin construcción de una base de clase obrera y la clase media careció de ideología. Y el propio Fidel lo supo al aceptar las limitaciones de los liderazgos limitados de los caudillos aunque nunca lo reconoció: el socialismo como dominación proletaria necesita de una clase obrera sólida. Fidel nunca fue obrero, sino que, a la manera de Gramsci, construyó su superestructura de dominación cultural. El fracaso socialista de Cuba radicó en la domesticación de la incipiente clase obrera.

En el poder, el comandante Hugo Chávez diseñó un socialismo financiado con dinero del petróleo y con lucha de clases administrada con concesiones a grandes empresarios. Fue un socialismo de programas sociales asistencialistas. Cuando el dinero petrolero se terminó, Venezuela entró en una crisis social y política interna. La muerte prematura de Chávez a los 58 años impidió la construcción de un escalafón político. Maduro fue un sucesor improvisado, con un Fidel Castro en 2013 ya cansado y retirado del poder (murió en 2016) y sin capacidad para construir el liderazgo de Maduro.

La caída de gobiernos autodenominados de izquierda en Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Brasil y Paraguay y la inminente terminación de la dictadura de Ortega en Nicaragua han tenido en el relevo en el poder cubano una disociación continental. Fidel murió en 2016 y heredó principescamente el poder a su hermano Raúl y éste se retiró del cargo dejando a un regente civil sin liderazgo, ni ideas propias, ni proyecto de transición. Sin un Castro en el poder cubano, la influencia de la Revolución Cubana en la ideología latinoamericana llegó a su fin.

El mapa político de Iberoamérica ha sido oscilante, tomando en cuenta el ciclo de las dictaduras militares represoras de los setentas. La crisis centroamericana, ilustrada por las caravanas de migrantes de Honduras, El Salvador, Guatemala y Haití podrían precipitar más cambios de gobierno. La ideología socialista ya no alcanza para mover a las masas y todo queda en programas asistencialistas como en Brasil para cohesionar bases electorales. Pero en países pobres como Nicaragua, el uso de la represión sustituye las ideas sociales.

Los giros a la derecha en Iberoamérica han revelado la existencia de masas que asumen la consciencia de su poder electoral. Y el giro al populismo en México carece de ideología y se basó sólo en el repudio a la corrupción priísta y el liderazgo de López Obrador fundado en programas asistencialistas. Brasil fue un caso aún no estudiado: el liderazgo personal de Ignacio Lula Da Silva no fue suficiente para mantener a los progresistas en la presidencia y el voto giró al país a la ultraderecha. En los casos de Brasil y México se puede observar la dinámica del resentimiento social: contra los populistas y a favor de los populistas, dos casos extremos.

Venezuela no tiene salida. La crisis económica con inflaciones increíbles de tasas de millones por ciento, la hambruna y el autoexilio de millones de personas no pude durar para siempre. El problema para Venezuela radica en la intromisión de Donald Trump al reconocer al autodenominado presidente legítimo Juan Guaidó contaminó el proceso de descomposición por lo intereses imperiales y encareció el apoyo. La geopolítica imperial de la Casa Blanca tiene su enfoque estratégico en la dominación del adversario.

De todos modos, Maduro es insostenible: la crisis económica, la crisis social, el empobrecimiento radical y sobre todo el escalamiento en el uso de la fuerza represiva militar y de fascios civiles no podrán capitalizar el apoyo de Rusia, China y países árabes aliados. En los términos de la guerra fría revividos por Trump, Washington no aceptará un gobierno pro Rusia, China e Irán en la puerta este de Centroamérica.

Lo malo de este escenario en Sudamérica radica en el hecho real de que no hay fuerzas sociales y políticas que encabecen una democracia de relevo, como ocurrió en los ochenta cuando movilizaciones ciudadanas democráticas echaron del poder a militares represores. La derecha antisocial ganó en Chile, Argentina y Brasil. Y el populismo mexicano en el poder no va a gastar su declinante capital político en un apoyo total a Maduro.

Iberoamérica entra en un ciclo de conservadurismo político con pobreza económica y social.

 http://indicadorpolitico.mx

indicadorpoliticomx@gmail.com

@carlosramirezh

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here