Análisis semanal: 28 de enero

0
231

Al imponer la agenda que se maneja de temas en medios de comunicación y redes sociales, el presidente de México también corre el riesgo que cualquier error se magnifique en automático. Al respecto, otro factor que influye para que la estrategia de comunicación social de la actual administración federal pueda colapsar, es que todo está centrado en la figura del mandatario, quien sí sale de escena podría generar un vacío que la oposición llenaría fácilmente.

Son los riesgos de una estrategia que privilegia al propio López Obrador como principal (y casi único) vocero del gobierno federal.

Si a lo anterior se suma la presencia de los nuevos responsables de los medios públicos y su anterior militancia (que no actividad periodística), se podrá apreciar que la comunicación social ha sido sustituida por la propaganda.

Asimismo, llama la atención que ya son varias ocasiones en las que desde el gobierno federal, empezando por el propio presidente, se haga énfasis en que no se reprimirá ni se dará la orden de hacerlo, y como ejemplos podemos lo dicho respecto a Tlahuelilpan y, más recientemente, a los bloqueos que la CNTE realiza en Michoacán.

La “represión” se ha convertido en una verdadera obsesión para el gobierno lopezobradorista, el cual no considera hacer valer la ley ante grupos o personas que utilizan la violencia como instrumento para lograr sus fines.

Tampoco contempla hacer valer el Estado de derecho ante acciones que dañan a otros ciudadanos o actividades productivas, como sucede en Michoacán en estos momentos.

Pero así es esto de la cuarta transformación y su miedo a ejercer la autoridad que le fue conferido en beneficio de sus aliados, pues como en el pasado realizó un plantón en Reforma, haciendo que se perdieran empleos, por qué le iba a importar que suceda algo similar en Michoacán.

Al menos, la protesta y el uso de la violencia como armas políticas de cualquier grupo ya ha sido legalizada por el actual gobierno.

La imagen de la semana

Una imagen que se va haciendo habitual, aunque las críticas por lo que se informa aumenten.

El meme de la semana

Las redes, otra vez

Algo curioso sucede en el terreno de las redes sociales, en donde los seguidores y fanáticos de López Obrador están teniendo problemas o mostrando conductas curiosas, por decirlo de manera amable. Por ejemplo, una usuaria quiso demostrar que el apoyo que alguna encuesta de 90% a favor del tabasqueño era real en el mundo digital, por lo que hizo su propia encuesta, pero a pesar de hacerlo en dos ocasiones no logró el tan ansiado resultado, por lo que convirtió su cuenta en privada para que sólo sus seguidores pudieran conocer sus mensajes.

Otro ferviente apoyador de López Obrador, que se ha confrontado con otros usuarios, fue denunciado como anterior propagandista de Peña Nieto, además de que su esposa ha hecho negocios con anteriores gobiernos federales. La cereza del pastel fue una foto que publicaron de dicho youtuber con Andrés Granier, a quien presentó como su amigo.

Al parecer algo está pasando en redes sociales que los seguidores de la cuarta transformación empiezan a tener problemas, pero con la coherencia.

@LosPinos_mx