Ven a Collins en Guardia Nacional

1
89

Al aceptar que la Guardia Nacional tuviera un mando civil, que fue una de las condiciones que incluso algunos diputados de Morena pusieron como condición para apoyar su nacimiento, el gobierno federal se metió en un buen problema: ¿quién puede encabezarla?

Y es que difícilmente los integrantes de las Fuerzas Armadas, que serán integrados a este cuerpo policiaco, van a respetar las órdenes de un civil; a sus propios jefes les sería complicado coordinarse con alguien al que no le tengan un mínimo de respeto.

Nadie desconoce los celos naturales que siempre ha habido entre los integrantes de la Marina y del Ejército, aunado a la incomodidad que para los policías federales representa trabajar junto a estos elementos, porque difieren en estrategias.

Si el mando fuera de alguien ligado a la Sedena, los marinos se sentirían incómodos; si recayera en un cercano a la Marina, los soldados no estarían del todo convencidos. Y si fuera en algún académico o tecnócrata, la cosa no mejoraría.

Es por eso que en los círculos de las Fuerza Armadas ha comenzado a circular el nombre de Raymundo Collins, exsecretario de Seguridad Pública de la Ciudad de México, quien sería de los pocos que serían aceptados por todas las partes.

Además de entenderle al tema de la seguridad, Collins es ingeniero naval egresado de la Marina Mercante; tiene una excelente relación con viejos generales del Ejército y ha sido primer comandante de la Policía Judicial Federal.

Fue delegado metropolitano de la PGR, colaboró con Andrés Manuel López Obrador en el Gobierno del DF, donde fue segundo de abordo de Marcelo Ebrard en la Policía Preventiva, por lo que en el gobierno no sería mal visto.

Como ingeniero naval trabajó muchos años en Pemex y conoce los manejos internos de esa empresa, cosa que podría ser muy útil ahora que El Peje ha iniciado una guerra contra los huachicoleros, usando precisamente a soldados y marinos.

Que tiene fama de duro, de despreciar los derechos humanos e incluso de haber sido vinculado con algunos cabecillas del crimen organizado, es cierto. Pero, a pesar de ello, nada le han probado y, como quiera, ha dado resultados.

Quienes lo ven como una posibilidad dicen que su principal problema sería pasar las líneas ubicadas debajo de López Obrador, pues, además de los recelos naturales, tendría que cargar con el peso de haber trabajado con Miguel Ángel Mancera en la CDMX.

Pero, de ahí en fuera, sus promoventes le ven don de mando, conocimiento, relación con las Fuerzas Armadas, lo mismo con generales que con almirantes, y sería alguien confiable para los policías federales, pues ha sido uno de ellos en varias ocasiones.

Ante la falta de perfiles que puedan llenar los requisitos para encabezar al nuevo cuerpo policiaco, con todo y todo, el nombre de Collins no parece descabellado.

CENTAVITOS… Y hablando de la Guardia Nacional, dicen que a los diputados del PRD y del PRI que apoyaron en San Lázaro su creación, les hicieron manita de puerco. En el caso de los perredistas, Lola Padierna se acercó a lo que un día fue la tribu de Vanguardia Progresista para transmitirles una oferta que no podrían rechazar, y que, como por arte de magia, votaron a favor de la iniciativa presidencial… Por el lado de los priistas, se dice que como El Peje había hablado de viejos funcionarios que serían investigados por el robo de gasolinas a Pemex, muchos de ellos prefirieron mandar un mensaje de cooperación para evitar algún susto posterior.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here